Ventas de auto en EEUU infunden cierto optimismo

0
398

Por TOM KRISHER

DETROIT — Después de una caída en picada durante todo un año, el mercado estadounidense de los automóviles frenó un tanto su declinación en junio, lo que dio a las empresas automotrices la esperanza de que se haya tocado fondo y de que más compradores regresen paulatinamente a las concesionarias.

Sin embargo, las ventas cayeron 7,1% respecto de mayo, que en general es un mes de mayor facturación.

En total, los fabricantes automotores vendieron 859.847 vehículos en junio, una caída del 28% respecto del mismo mes del año pasado, de acuerdo con Autodata Corp.

Las declinaciones en las ventas se hicieron menos pronunciadas para cuatro de los seis mayores fabricantes. Ford Motor Co. reportó el decremento más pequeño, de 10,7%.

Durante muchos meses, Ford y otras empresas han reportado declinaciones de 40% o más entre un año y otro.

Incluso Chrysler, que salió de la bancarrota en junio, vio reducida su declinación.

Los analistas dijeron que la información sugeriría que se está moderando la caída en la industria automotriz, misma que comenzó el año pasado, cuando el precio de la gasolina se disparó a 4 dólares por galón (3,8 litros).

«Difícilmente las cosas pueden empeorar», consideró Jesse Toprak, director general de análisis de la industria para el sitio Web Edmunds.com, especializado en autos.

La lenta recuperación en la economía y los incentivos gubernamentales de hasta 4.500 dólares para cambiar autos de alto consumo de combustible por modelos de más ahorro podrían llevar a una mejora modesta en el segundo semestre, señaló.

De cara al aumento previsto en las ventas a finales de este año, Ford ha aumentado su plan de producción en 25.000 vehículos para el tercer trimestre.

«Estamos teniendo un progreso constante», dijo Jim Farley, vicepresidente de «marketing» de Ford, en un comunicado. «Sin embargo, seguimos en el suelo, ante la industria y las condiciones económicas desafiantes».

Y aunque los resultados de ventas de Chrysler fueron malos –sólo 68.297 autos y camiones, muchos vendidos por los incentivos de más de 4.800 dólares por vehículo–, la cifra fue cercana a lo esperado por los analistas.

«En un momento en que ellos salen de la bancarrota y tratan de reinventarse, ésta no es una gran sorpresa», dijo Toprak.