Venezuela rechaza señalamientos de funcionarios de ONU y OEA.

Roy Chaderton:"Globovisión ha entrado en un "terrorismo mediático",

0
304

CARACAS (AP) — El gobierno venezolano negó los temores de algunos funcionarios de la ONU y la OEA sobre la investigación a una importante televisora que critica persistentemente al presidente Hugo Chávez.

Roy Chaderton, embajador venezolano ante la Organización de los Estados Americanos, dijo el sábado a la televisora estatal que el canal de oposición Globovisión ha entrado en un «terrorismo mediático», y desechó los temores expresados por algunos funcionarios de las Naciones Unidas y la OEA.

«Y lo que está pasando en este momento en la OEA, en un sector burocrático como en la Organización de las Naciones Unidas, responde a los intereses de los medios privados, de los grandes consorcios internacionales, contra los cuales no se atreven a decir nada», afirmó.

«Ese es el reino de la impunidad. Son una suerte de funcionarios de burócratas internacionales intocables nombrados dentro de la burocracia y que se erigen en jueces», agregó.

Frank La Rue, relator de la ONU para la libertad de opinión y expresión, y Catalina Botero, su contraparte en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la OEA, expresaron en un comunicado conjunto el viernes que las declaraciones recientes del gobierno venezolano contra Globovisión «generan un ambiente de intimidación en el cual se ve seriamente limitado el derecho a la libertad de expresión».

La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) está investigando al canal opositor por incitar al «pánico y ansiedad» durante un sismo, cuando criticó al gobierno por la lentitud en su respuesta. Chávez ha exigido sanciones, y calificó al director del canal, Alberto Federico Ravell, de «ese loco con ese cañón».

Chávez acusa a Globovisión y a otros canales privados de respaldar un breve golpe de estado en su contra en el 2002, cuando difundieron dibujos animados y películas en lugar de las protestas que lo apuntalaron para regresar al poder.

En la actualidad, Globovisión es el único canal estridentemente anti chavista que queda en la televisión abierta. Otro canal que se oponía al mandatario, RCTV, fue obligado en el 2007 a retirarse de las ondas hertzianas y pasó a la difusión por cable, mientras que otros dos canales han moderado sus críticas. El país aún cuenta con una amplia variedad de periódicos y radiodifusoras que critican ampliamente a Chávez.

«Lo que pasa es que en Venezuela… el proceso bolivariano ha derrocado el poder mediático y lo ha puesto en su lugar, dentro de los límites establecidos por la ley, con un alto grado de tolerancia por cierto, porque con lo que ocurre aquí en otros países ya esas emisoras habrían salido fuera del aire», afirmó Chaderton.

Los funcionarios de la ONU y la OEA dijeron que «los Estados deben garantizar que los procesos administrativos o las facultades regulatorias no impliquen actos de censura indirecta motivados por la línea editorial del medio».

En un comunicado difundido el viernes, el embajador de Venezuela ante la ONU, Jorge Valero, dijo que «rechazamos y condenamos el uso del nombre de instituciones como la ONU y la OEA para atacar a los Estados Miembros, mientras se defiende a monopolios privados habituados al abuso de poder y a la violación de los derechos humanos, a través del uso arbitrario del espacio radioeléctrico».