US Open: Del Potro supera otra barrera y ahora le falta una más

0
420

NUEVA YORK — Para quienes no estén del todo familiarizados con la impresionante evolución que ha tenido Juan Martín Del Potro en el curso del último año, es lógica la curiosidad de averiguar que es lo que ha hecho el argentino para colarse en su primera final del Grand Slam.

A Del Potro le cuesta dar una explicación por más que su saque ha mejorado ostensiblemente al extremo que es un arma en la que ahora confía ciegamente para salir de apuros, además de sus devoluciones con la derecha son como pedradas.

Pero el domingo, tras arrasar 6-2, 6-2, 6-2 a Rafael Nadal para avanzar a la finalísima del Abierto de Estados Unidos, probó con otra teoría cuando le preguntaron sobre cómo hacía para adivinar la dirección a las devoluciones del español.

«Tal vez sean mis ojos verdes», dijo en tono jocoso.

Su pase a la primera final de un Slam en su carrera es el más reciente corolario de un ascenso vertiginoso que se remonta al año pasado, en el que se convirtió en el primer jugador en la historia en ganar sus cuatro primeros títulos en cuatro torneos consecutivos.

En cosa de medio año, Del Potro subió del puesto 65 para situarse entre los 10 primeros del mundo y se irá de este US Open de vuelta al quinto lugar, su mejor ubicación en los rankings.

También ha mostrado un gran temple para aprender de sus reveses y corregir deficiencias para blindarse con una confianza que crece partido tras partido.

Del Potro cumplirá los 21 años el próximo 23 de septiembre y el lunes intentará convertirse en el primer argentino en consagrarse campeón del torneo desde que Guillermo Vilas lo hizo en 1977.

Será el sexto argentino que disputa una final de un Slam, sumándose a una lista que además incluye a Gastón Gaudio, Guillermo Coria, David Nalbandian y Mariano Puerta. Gaudio fue el último en salir campeón, en esa final fratricida que disputó contra Coria en el Roland Garros de 2004

«Jugué el partido de mi vida», dijo Del Potro sobre su victoria ante Nadal. «Y mañana tendré que jugar mejor».