Uribe recoge comprensión de Bachelet y Lugo, rechazo de Argentina

0
362

Por PEDRO SERVIN

ASUNCION — Los presidentes de Chile, Michelle Bachelet, y de Paraguay, Fernando Lugo, manifestaron el miércoles al presidente Alvaro Uribe que respetan la decisión de Colombia si decide aceptar que militares estadounidenses usen bases castrenses en su territorio, una medida que la presidenta argentina Cristina Fernández juzgó como «inconveniente».

Uribe, durante una gira por siete países sudamericanos para explicar el trasfondo de las negociaciones que su gobierno encamina con el de Washington para que militares de Estados Unidos puedan operar desde siete instalaciones colombianas.

Antes de reunirse con Uribe por 90 minutos, Lugo manifestó que Colombia es «un país soberano» con lo que prácticamente no expresó ningún malestar por la posible alianza militar con Washington.

Antes, Uribe fue recibido en Santiago por Bachelet y más tarde por en Buenos Aires por Fernández.

Luego de la reunión con Lugo, Uribe saludó con la mano a un grupo de periodistas y partió sin ofrecer declaraciones hacia Uruguay, donde el jueves será recibido por el jefe de estado Tabaré Vázquez.

Junto a Uribe, en la residencia oficial, estuvo su canciller Jaime Bermudez y otros colaboradores, mientras a Lugo lo acompañaron el canciller Héctor Lacognata y el ministro de Defensa, general retirado Luis Bareiro.

Laconagta explicó que el encuentro «fue cordial y se destacó la posición paraguaya de no injerencia en los asuntos internos de otras naciones».

En Buenos Aires, Uribe dijo escuetamente que tuvo «una reunión amplia donde se trataron una serie de temas bien importantes. Quiero agradecerle a ella el espacio de diálogo». No aceptó preguntas.

De acuerdo con citas publicadas por la agencia de noticias estatal argentina Telam, Fernández le dijo a Uribe que «hay que bajar el nivel de conflicto en la región» y que las bases estadounidenses en territorio colombiano «no colaboraban con este objetivo».

Cuando en Santiago salió de su reunión con Bachelet, Uribe dijo que «ha sido muy grato tener esta reunión de trabajo» con la presidenta. A su llegada a la sede de gobierno, un pequeño grupo de manifestantes le gritó «asesino», «narcotraficante». Fueron detenidas al menos 15 personas.

Tras la partida del mandatario colombiano, el canciller chileno Mariano Fernández señaló que Chile «respeta las decisiones soberanas» y que «por supuesto» respeta el acuerdo militar de Colombia con Estados Unidos.

El gobierno de centroizquierda de Bachelet ha tenido cordiales relaciones con el conservador presidente colombiano, a quien se mira como un posible aliado en el diferendo limítrofe marítimo de Chile con Perú, que ese país llevó a la Corte Internacional de Justicia.

Sin embargo, Bachelet había expresado reparos a la medida durante una visita hace una semana a Brasil, en coincidencia con su anfitrión Luiz Inacio Lula da Silva. En esa oportunidad, la presidenta chilena dijo que la decisión colombiana «afecta a todos los países, que están inquietos».

El martes Uribe visitó Lima para entrevistarse con el presidente peruano Alan García, quien le expresó el respaldo de su gobierno, y luego en la capital de Bolivia se encontró con el presidente Evo Morales quien objetó la decisión colombiana.

Uribe todavía contempla reunirse en Paraguay con el presidente Fernando Lugo y luego con sus colegas Tabaré Vásquez en Uruguay y Lula en Brasil.

Agencia AP.