Uribe ratifica negativa a que Piedad Córdoba participe en liberación del cabo Moncayo

0
458

Desde Roma el presidente Álvaro Uribe ratificó su negativa a permitir que la senadora Piedad Córdoba y el profesor Gustavo Moncayo, participen en la liberación del cabo Pablo Emilio Moncayo.

Al ser interrogado por la posibilidad de que la senadora Piedad Córdoba actúe como gestora de paz en esta liberación, el mandatario de Colombia negó tajantemente esa alternativa.

«Yo creo que lo que he dicho del tema es suficiente. Los terroristas de las Farc nunca debieron secuestrar al compatriota Moncayo lo tienen hace 11 años en la tortura, ahora quieren hacer un festíon politiquero con la liberación del compatriota Moncayo. Las Farc no nos van a engañar, quieren montar una campaña política con la liberación gota a gota de los secuestrados y eso hay que denunciarlo», enfatizó.

Agregó que el gobierno no permitirá que la Farc engañe a los colombianos y reiteró que las condiciones para la liberación están dadas.

«Nosotros no podemos hacer que se haga del secuestro, de la tortura, una campaña política para que el terrorismo engañe a los colombianos. Si van a liberar al compatriota Moncayo y los otros secuestrados, les basta con decir los dejamos en tal parte y allá los recogerá la Cruz Roja Internacional y el gobierno le dará todas las facilidades a la Cruz Roja y repito con claridad, este gobierno está listo para la paz pero esta advertido para no permitir el engaño».

El pronunciamiento de Uribe fue hecho al concluir una visita al Papa en la santa sede donde fue recibido en la entrada de la biblioteca papal con un «Bienvenido Señor presidente» en español por parte del pontífice, quien vestía una inusual capa blanca, que según la tradicional católica se emplea durante el periodo pascual.

Los dos dirigentes conversaron a puerta cerrada con la ayuda de un traductor y analizaron varios argumentos, entre ellos el espinoso tema del conflicto interno colombiano.

Al término de la audiencia, Uribe, quien viaja acompañado por su esposa Lina Moreno y el canciller Jaime Bermúdez, presentó a la delegación que lo acompaña formada por 14 personas y entregó como regalo al Papa unas mancuernas de plata.

El mandatario sudamericano recibió por su parte las tradicionales medallas del pontificado.