Uribe autoriza gestión de senadora ante FARC

0
404

Por CESAR GARCIA

BOGOTA (AP) — El presidente Alvaro Uribe anunció el miércoles que la senadora Piedad Córdoba podrá participar en gestiones en busca de rehenes de las FARC, con la condición de que logre la liberación «simultánea» de 24 militares y policías en poder de los rebeldes.

«El gobierno nacional autoriza para la liberación de los secuestrados que están hoy en poder de las FARC a la senadora Piedad Córdoba a fin de que participe en el acto de liberación de esos secuestrados, con la Cruz Roja Internacional y la Iglesia Católica», declaró Uribe a periodistas poco antes de partir a un foro empresarial en Idaho, Estados Unidos.

Pero «deben ser liberados en forma simultánea los 24 secuestrados de la fuerza pública que están en poder de las FARC y deben ser devueltos los cuerpos» de otros tres uniformados que murieron en cautiverio, agregó Uribe, quien no respondió preguntas de los reporteros.

Córdoba indicó en un breve comunicado que solicitó una entrevista con el jefe de estado en el despacho de gobierno «para avanzar en la discusión de los aspectos de fondo de dicha decisión, ya que las FARC hasta ahora sólo han anunciado la liberación unilateral (de los retenidos) cabo Pablo Emilio Moncayo y del soldado José Daniel Calvo».

Para Córdoba, «el planteamiento del señor presidente implica el análisis de otros temas como el intercambio humanitario» o un canje de secuestrados por guerrilleros en prisión.

La senadora consideró como «un gesto positivo» la determinación de Uribe y ofreció tratar el asunto «con la discreción con que, estamos de acuerdo, debemos manejar este tema».

El gobierno había descartado a inicios de año a la senadora y autorizado a participar en las liberaciones sólo al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Iglesia Católica. El gobierno nunca indicó las razones para vetar a la senadora ni ahora las de su cambio de posición.

El presidente no identificó a los tres uniformados muertos. Con certeza se sabe de la muerte en cautiverio únicamente del mayor de la policía Julián Guevara.

Marleny Orjuela, presidenta de la Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz), dijo que por relatos de ex rehenes se conoce que las FARC habrían asesinado al intendente de la policía Luis Hernando Peña Bonilla.

El estatal Fondo Nacional para la Defensa de la Libertad Personal (Fondelibertad), identificó al tercer muerto en cautiverio como el sargento del ejército Jesús Alfonso Sol Rivera, secuestrado el 25 de marzo de 2007 cuando, según esa entidad oficial, trataba de infiltrarse en las filas de las FARC.

Las FARC anunciaron en un comunicado conocido en abril que liberarían a Moncayo, retenido desde diciembre de 1997, por la «reiterada solicitud» de parientes del militar, de la senadora Córdoba y de los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, y de Venezuela, Hugo Chávez.

Gustavo Moncayo, padre del cabo Pablo Emilio, dijo que a pesar de la condición impuesta por el gobierno, la resolución de permitir las gestiones de Córdoba al menos significaba «una luz de esperanza».

A fines de junio, las FARC dijeron que liberarían a Calvo, capturado el 20 de abril pasado.

Los rebeldes demandaron para la liberación de Moncayo y Calvo la presencia de la senadora, del opositor Partido Liberal, quien por meses ha trabajado y conseguido la liberación de retenidos en poder de las FARC.

Carlos Lozano, del semanario «Voz», del partido Comunista, y quien también ha trabajado en busca de liberaciones, indicó en diálogo telefónico que correspondía ahora a la guerrilla responder el condicionamiento hecho por Uribe.

El CICR ratificó que apoyará «logísticamente la operación que permita el regreso de estas personas», dijo el vocero del CICR, Carlos Ríos.