Uniformados colombianos liberados cuentan sus vivencias

0
634

Por LIBARDO CARDONA

BOGOTA — Los 11 miembros de la fuerza pública que fueron liberados hace casi un año por el ejército en la Operación Jaque aparecieron juntos por primera vez ante los periodistas y narraron parte de sus vivencias.

Visiblemente emocionados y al lado de sus familiares, los siete militares y cuatro policías hablaron en un club militar de Bogotá de lo que son sus vidas actualmente y de los fantasmas que a veces acechan a algunos de ellos.

Los 11 integraron el grupo de rehenes a quienes el ejército recuperó el 2 de julio de 2008 al engañar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC. Junto con ellos fueron liberados la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres ciudadanos estadounidenses

El capitán del ejército Raimundo Malagón dijo que atrás quedaron los miedos, aunque reconoció que en el último año su vida ha cambiado mucho.

«Ahora no tengo miedo ni nunca lo tuve en los 10 años que estuve secuestrado», dijo a la AP el capitán Malagón, quien se hizo célebre entre los 15 liberados porque en plena operación de rescate se arrimó a una cámara de televisión que tenían los rescatistas y gritó: «Viva el glorioso ejército nacional».

«Yo quiero que me ayuden con una cuñita sobre el libro que voy a publicar la próxima semana. Se llama ‘Las cadenas de la infamia: 10 años secuestrados por las FARC’. Ahí narro que los secuestradores trataron varias veces de asesinarme y en ninguno de esos intentos sentí miedo. Esos desgraciados no me pudieron doblegar el espíritu», contó.

En broma, Malagón dijo que aún no se ha casado «porque no me pienso volver a dejar secuestrar nuevamente».

El sargento del ejército William Pérez dijo con voz triste que su vida no ha sido fácil en el último año y que siente pesar cuando, según él, hablan mal de Ingrid Betancourt, a quien sirvió como enfermero durante el tiempo que estuvieron juntos durante el secuestro.

Pérez sostuvo también que semanalmente habla con Betancourt, «de su vida, de la mía, de sus deseos, de sus sueños, pero usted entenderá que son conversaciones privadas».

«Duermo bien pero despierto mucho en las noches», explicó Pérez, quien agregó que ahora tiene novia, «pero no le puedo dar información sobre ella porque le daño su tranquilidad. Es una profesional y la amo mucho».

El cabo de la policía John Jairo Durán dice que no sabe cómo expresar su felicidad.

Dijo que en su vida ya no hay fantasmas, concilia bien el sueño y, sobre todo, «estoy feliz porque tengo una niña recién nacida que se llama Gabriela».

«Ahora sí estoy sabiendo lo que es ser papá», dijo con voz emocionada Durán, quien explicó además que su otro hijo, Andrés Felipe, nació antes de su secuestro, que se prolongó durante más de 10 años.

El sargento del ejército José Ricardo Marulanda dijo estar feliz «porque estoy en libertad, con mi familia, con mi ejército, como un ciudadano de bien».

Marulanda, sin embargo, aseguró que su felicidad no podía ser completa.

«Yo vivo con mucha tristeza por los compañeros que siguen secuestrados», manifestó.

En la actualidad, las FARC mantienen secuestrados a 13 policías y 9 militares.

Agencia AP.