Tour 2020 con Vinos de Francia; Etapa 14: Vosne-Romanée, 2010 (Domaine Pierre André)

0
160

Londres.- Por Juan Carlos Rincón.- Nueva etapa de transición pero a gran ritmo y con mínimas escaramuzas de los favoritos en el Tour de France. No hubo cambios en la tabla general y los candidatos se cuidaron de gastar fuerzas, en preparación para un domingo con las cimas más difíciles de la semana, distribuidas en los últimos 75 kms de la jornada y con un final en alto tras un ascenso de 17 kilómetros, en el que se decantará aún más la baraja. La lucha entre la dupla eslovena, Roglic-Pogacar, resistiendo el ataque del póker de ases colombianos, Bernal, Urán, Quintana y López, será un espectáculo muy especial.

A la espera de ese momento y como premio al esfuerzo de la semana, decidí hoy abrir un vino de gran carácter para compartir en el Tour vinícola por los viñedos de Francia, en este caso por los mejores borgoñas y su emblemática uva tinta Pinot Noir: un Vosne Romanée.

En el centro de la Côte de Nuits se encuentran Vosne-Romanée y Chambolle-Musigny, dos pueblos en los que los expertos consideran que se elaboran los mejores vinos tintos de Borgoña: los más refinados y elegantes. Y a ambos lados de ese centro de “distinción” hay dos dos zonas ilustres, al sur y al norte, que producen un estilo de vinos con más cuerpo. Los Pinot Noir son más densos, tienen más estructura y son menos delicados.

Vosne es probablemente el vino con el mayor equilibrio entre complejidad, intensidad y delicadeza. Estos vinos ofrecen la plenitud y concentración más sorprendente que se puede lograr del Pinot Noir.

Un vino delicioso como antesala del domingo y la 15, una de las definitivas del Tour 2020.

El resultado es sublime; condensa algunos de los vinos más raros y valorados del mundo, en una área exclusiva y pequeña. Son seis viñedos de Grand Cru: La Romanée, Romanée-St-Vivant, La Grande Rue, La Tâche, Richebourg, y el clímax, Romanée-Conti. A ellos se agregan dos viñedos en el pueblo contiguo de Flagey-Échezeaux; en vista de que no existe la Denominación Flagey-Échezeaux, sus viñedos integran la de Vosne-Romanée.

Estos ocho viñedos de Grand Cru incluyen los vinos tintos más emblemáticos, codiciados y caros de Borgoña, con el Romanée-Conti del Domaine de la Romanée-Conti en lo alto de la pirámide. Son todos de pequeña producción (pocas botellas), raros y exclusivos. Del total de viñedos de la comuna de Vosne-Romanée, apenas el 18% son Grand Cru (menos de 28 hectáreas) y en promedio se elaboran anualmente 50.000 botellas. Incluyendo los de Flagey-Échezeaux, la cifra se triplica. Pero en total, son menos botellas de las que produce un sólo Château Premier Grand Cru Classé de Burdeos!.

Otro hecho singular es que cuatro de los viñedos Grand Cru son monopolio, es decir, de un sólo propietario: Romanée-Conti y La Tâche, del Domaine de la Romanée-Conti, La Grande Rue del Domaine Lamarche y La Romanée, del Comte Liger-Belair. Esa exclusividad, unida a la calidad, los convierte sus vinos en únicos y los más costosos del mundo, de US$3.000/botella, en adelante. Confieso que aún no he llegado a ese altar vinícola y no he probado ninguno de los vinos de monopolio. En contadas ocasiones si he tenido suerte con los Échezeaux, Richebourg y los Romanée-St-Vivant.

Pero Vosne también tiene 15 viñedos Premier Crus (15% del total de la denominación), algunos de los cuales son vecinos a pocos metros de los célebres Grand Cru. Uno de ellos, el Cros Parantoux, es considerado al nivel de sus hermanos mayores. También sobresalen los del Clos des Réas, Les Beaux Monts, Les Chaumes, Les Suchots y Les Malconsorts, de los que si he podido disfrutar botellas completas gracias a mi cavista de París.

El resto de la producción del vino Vosne-Romanée se hace a nivel de la categoría Villages (aldea) que muy pocos productores utilizan en la etiqueta. Los vinos son presentados simplemente como Vosne-Romanée, que es ya una garantía de excelente calidad y son botellas más accesibles.

Estos vinos, como el disfrutado hoy al final de otra etapa de transición en el Tour de Francia, provienen de una zona de 97 hectáreas de viñedos, plantados en suelos de arcilla caliza fina -bien drenados- cubiertos de piedras y guijarros, en las parteszonas más altas. Son vinos equilibrados, frescos y muy elegantes, pero de guarda media (10 años). En cambio, los Cru de primer nivel en Vosne ocupan 57 hectáreas de suelos de alta calidad.

Cuando jóvenes, los vinos de Vosne-Romanée tienen un color rojo rubí brillante o de cereza oscura. Es el caso de la botella de la etapa 14 de nuestro Tour 2020 con Vinos de Francia, con un bouquet interesante de aromas de bosque, frutos rojos y pétalos de rosa. Y en boca, como dijo mi esposa, “que placer tan agradable”. Un vino perfecto compañero para nuestro pollo al curry y coco, acompañado de verduras salteadas y arroz con menta. Su estructura y cuerpo le ganó la batalla al curry y la menta hizo el balance. Santé!

DOMAINE PIERRE ANDRE: algunos de los lectores me han preguntado si mi recorrido por los vinos de Borgoña esta semana era una promoción de los vinos del Dominio del Château Corton C. No. Ocurre que a la hora de realizar este proyecto encontré en mi cava una caja de diferentes vinos de este productor que he apreciado desde hace más de 15 años y pensé que era más cómodo y fácil de realizar con ellos una continuidad, que si cada día descorchaba un vino de un productor diferente. Sacrifiqué esa variedad en aras de lo práctico. Pero mañana, para la definitiva y montañosa etapa 15 con final en el Gran Colombier, descorcharé una gran botella de otro reconocido productor.

 

Tomado del Blog «Mi Rincón», de nuestro colaborador habitual Juan Carlos Rincón (www.blog.rincondecata.com)