En Tokio, el adiós al mítico mercado del pescado de Tsukiji

0
2
This picture taken on June 19, 2018 shows a general view of Tokyo's Tsukiji fish market. For decades, Tokyo's Tsukiji market has been the beating heart of a world-class culinary capital, supplying Michelin-starred chefs and drawing tourists who queue for hours to glimpse pre-dawn tuna auctions. But this week it will finally shut its doors and relocate from its dilapidated but central location to a new site in eastern Tokyo, after a lengthy and controversial process, hindered by pollution rows and construction delays. / AFP PHOTO / Kazuhiro NOGI / TO GO WITH AFP STORY JAPAN-FISHING-FOOD-TSUKIJI-TOYOSU,ADVANCER BY SARA HUSSEIN

Tokio, Japón  | jueves 04 – por Karyn NISHIMURA-POUPEE- El corazón de Tokio vibró durante años al ritmo del gigantesco mercado de Tsukiji en Tokio, pero el sábado todas sus actividades serán transferidas a Toyosu, a unas instalaciones más modernas y adentradas en la bahía de Tokio, pero menos pintorescas.

La historia de Tsukiji debutó el 10 de febrero de 1935, con la inauguración de un primer tramo de lo que iba a convertirse, tras la guerra, en el mayor mercado del mundo de productos del mar.

Tras años de debates y peripecias, y pese a la oposición de numerosos pescaderos y clientes, se va a producir la mudanza: cierra Tsukiji el 6 de octubre, y abre Toyosu el 11.


/ AFP PHOTO / Kazuhiro NOGI

 

Tsukiji, mercado al aire libre con sus ajadas construcciones y donde todo es antiguo y a veces insalubre, será reemplazado por el mercado de Toyosu, cerrado, con muros blancos impolutos y grandes cortinas automáticas, dotado de severas normas sanitarias, y donde los visitantes podrán ver a los pescaderos desde una galería, pero sin poder acercarse a ellos.

– Mini-mercado –

“Será menos estricto de lo que yo me temía, pero es obvio que tendremos menos posibilidad de tocar la mercancía”, indica el  chef francés Lionel Beccat, un incondicional de Tsukiji, de donde viene a pie desde su restaurante con estrella Michelin.

“Toyosu está más lejos, y de más difícil acceso”: tal es el reproche que hace muchos pescaderos, que además destacan que la relación humana era la esencia misma de Tsukiji.


/ AFP PHOTO / Kazuhiro NOGI /

Algunos tienen el proyecto de recrear un mini-Tsukiji en los locales vecinos. Pero “se les ha prohibido hacerlo”, indica uno de los comerciantes, que requiere el anonimato.

también es una cuestión de generaciones: los más jóvenes se muestran más bien entusiastas, dispuestos a empezar de cero en Toyosu.

Sin embargo, tal como lo ha repetido varias veces la gobernadora de Tokio,  Yuriko Koike, “la marca Tsukiji es mundialmente conocida”

Ahí, cerca de 500 variedades de pescados son vendidos cada día, pero sobre todo son las subastas de atún lo que ha forjado la celebridad del lugar.

Y no solamente porque son un espectáculo único, en el que se canta y en el que los profesionales hacen sus pujas a base de gestos, sino también porque en las primeras ventas de Año Nuevo los especímenes son vendidos a precios fenomenales.

– Contaminación –

Inmediatamente después de elegida en 2016, la gobernadora Koike había reseñado los problemas de contaminación en el suelo en Toyosu, que previamente albergó una fábrica de gas, para evaluar la hipótesis de reconstruir Tsukiji en el mismo lugar.


/ AFP PHOTO / Kazuhiro NOGI /

Pero finalmente optó por  Toyosu, teniendo en cuenta que una reconstrucción en Tsukiji podía retrasar las obras para las vías que transitan por este mismo lugar para acceder a las instalaciones de los Juegos Olímpicos de 2020.

Para consolar a los incondicionales de Tsukiji, la gobernadora avanzó la hipótesis de construir una especie de parque temático gastronómico, donde podrían acudir los pescaderos para una venta minorista.

A la espera de que ello ocurra, muchos japoneses y extranjeros efectúan una última visita a Tsukiji.

“Hemos venido una última vez para almorzar en un restaurante en el interior del mercado, pero hay demasiada gente, hay colas en todas partes”, indica una septuagenaria, acompañada por dos amigas.

“¡Sigan, por favor, no se detengan, no hagan fotos!” grita por su lado a los turistas un agente de vigilancia en los accesos al mercado. En su mayoría son extranjeros, y se les ha permitido acceder al mercado mayorista cuando ya las ventas han cesado. “¡Esto es Tsukiji!”, exclama el agente, con una gran sonrisa.

kap/anb/uh/alm/me/mb

© Agence France-Presse