Sri Lanka: todos los civiles están fuera de zona de guerra

El Papa pide garantías para civiles en Sri Lanka

0
351

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Benedicto XVI pidió el domingo a las facciones en lucha en Sri Lanka que garanticen la seguridad de los civiles atrapados en la zona de guerra y la libre circulación de los grupos de asistencia humanitaria a fin de poder entregar alimentos y medicinas.

En su bendición semanal, el pontífice expresó su cercanía espiritual con todos los habitantes de Sri Lanka y dijo que reza para que se alcance la paz y la reconciliación en la nación isleña.

«Hay millares de niños, mujeres y ancianos a quienes la guerra ha arrebatado años de sus vidas y de sus esperanzas», dijo el Papa.

El domingo, el grupo rebelde los Tigres del Tamil admitió haber sido derrotado en su guerra de un cuarto de siglo contra el gobierno de Sri Lanka y prometió entregar las armas.

Benedicto XVI dijo que los grupos de ayuda «no deben dejar piedra sin remover» a fin de atender a los miles de civiles que huyeron de los combates entre tropas del gobierno y rebeldes.

Afirmó que ha sumado su voz a la del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que la semana pasada exigió que se permitiera a los civiles abandonar la zona de guerra.

COLOMBO (AP) — Los últimos civiles atrapados en los enfrentamientos del norte de Sri Lanka huyeron de la zona de guerra el domingo, lo que facilitó el avance de las fuerzas oficiales que buscaban exterminar la resistencia de los Tigres del Tamil, informó el ejército.

El domingo el ejército anunció de la muerte de al menos a 70 rebeldes que intentaban escapar de la franja rodeada por fuerzas armadas. Pero los altos comandantes de los Tigres del Tamil aún no habían sido alcanzados y el ejército indicó que la dirigencia de los rebeldes probablemente permanecían en la zona de conflicto y planeaba cometer un suicidio masivo.

En las calles de Sri Lanka miles de personas salieron a las calles a celebrar la victoria con juegos pirotécnicos cuando el presidente Mahinda Rajapaksa declarara el triunfo tras una guerra civil de un cuarto de siglo contra los rebeldes separatistas.

«Celebramos una victoria contra el terrorismo», dijo Sujeewa Anthonis, un vendedor ambulante de 32 años.

Rajapaksa volvió rápidamente tras una visita a Jordania para declarar la victoria.

«Regresaré a un país que ha sido liberado completamente de los actos barbáricos de los Tigres del Tamil», dijo el sábado en Jordania.

A su llegada un grupo de ministros y religiosos budistas, católicos, hindúes y musulmanes lo bendijeron.

A medida que el conflicto se intensificó en los días recientes, creció también el temor por los miles de civiles atrapados entre el fuego.

El vocero del ejército Udaya Nanayakkara informó el domingo que los 50.000 civiles que permanecían en la zona escaparon en las últimas 72 horas. Pero la prensa y los grupos humanitarios tienen prohibido ingresar a la zona de guerra, por lo que no es posible corroborar la declaración.

En total casi 250.000 civiles han tenido que escapar de los enfrentamientos en los últimos meses. Mientras que la ONU ha reportado 7.000 civiles muertos y otros 16.700 heridos del 20 de enero al 7 de mayo. Desde entonces otros 1.000 civiles han muerto, según autoridades de salud.

En la madrugada del domingo algunos insurgentes intentaron escapar por una laguna en seis botes. Pero el ejército frustró el intento y mató a muchos de los insurgentes, dijo Nanayakkara, y agregó que hasta ahora se han recuperado 70 cuerpos de los rebeldes.

El ejército busca al líder de los rebeldes Velupillai Prabhakaran y a sus altos comandantes, pero se desconoce si permanecen en el país o si han escapado al extranjero. El ministerio de Defensa emitió un comunicado en el que señalaba que posiblemente continuaban en la zona de guerra y que planeaban un suicidio masivo.