Sondeo AP: Detalles sobre plan salud preocupan a estadounidenses

0
443

Por RICARDO ALONSO ZALDIVAR y TREVOR TOMPSON

WASHINGTON — Los estadounidenses tienen temores sobre los detalles del borrador final de la iniciativa para reformar el sistema de atención pública de salud y esas preocupaciones están creando nuevas dificultades para el presidente Barack Obama en su intento por superar la reticencia del Congreso, descubrió una encuesta realizada por The Associated Press.

A pesar de que la mayoría de la gente está convencida de que se necesitan cambios profundos en el sistema de salud, las iniciativas del Partido Demócrata, al que pertenece Obama, no han logrado más que una aceptación moderada en los resultados más recientes.

Los demócratas buscan ampliar la cobertura para los estadounidenses sin seguro de salud y mantener bajos los costos de la atención médica.

La encuesta descubrió que el 43% de los estadounidenses se opone a los planes para el servicio de salud que se analizan en el Congreso, mientras que el 41% los apoya. El 13% restante continúa indeciso o no tiene preferencias.

Poco ha cambiado en la percepción general de la población sobre el plan de reforma desde que la AP registrara una división popular el mes pasado, de 40% a favor y 40% en contra, pero la opinión de algunos no tiene la misma intensidad: los oponentes tienen posturas más fuertes sobre el asunto que aquellos que apoyan la reforma y los ancianos se muestran más escépticos que los jóvenes.

La encuesta más reciente fue realizada por la Universidad de Stanford en colaboración con la Fundación Robert Wood Johnson, una organización sin fines de lucro.

Estados Unidos es el único país desarrollado que no tiene un sistema de salud nacional para todos sus ciudadanos, lo que deja a 50 millones de los 300 millones que habitan el país sin servicios médicos. Obama realizó su campaña con la promesa de ofrecer un servicio de salud accesible para todos los estadounidenses.

Cuando las preguntas del sondeo de AP eran presentadas de forma general, las respuestas parecían indicar un gran apoyo a las metas de Obama, pero cuando se preguntaba sobre cambios específicos que podrían implicar aumentos en costos u obligaciones las opiniones cambiaron, a veces muy marcadamente.

El estudio descubrió que el apoyo a la prohibición a las prácticas de las aseguradoras que discriminan a las personas con condiciones médicas previas a la solicitud del seguro no es tan fuerte como parecía.

Esta prohibición era considerada una de las medidas que atraerían más a la población. Según una encuesta de octubre realizada por el Centro de Investigación Pew, 82% de las personas apoyaban la prohibición de estas prácticas.

En la encuesta de AP se le dijo a los participantes que esa prohibición podría aumentar los costos para la mayoría de los asegurados y 43% dijo que aún así la apoyaba la iniciativa, mientras que el 31% dijo que se oponía.

De manera similar, cuando se preguntó a las personas si todos deberían estar obligados a tener al menos un seguro de salud, el 67% estuvo de acuerdo y el 27% dijo que no, pero cuando a esta condición se le sumó la posibilidad de multas federales, el 67% dijo que se oponía y el 28% estuvo a favor.

Tanto las iniciativas de la Cámara de Representantes como el Senado requerirán que todos los estadounidenses tengan algún tipo de seguro, ya sea por su patrón, por programas gubernamentales o al comprarlo ellos mismos. Las personas con menos ingresos tendrán subsidios, así como muchas familias de clase media.

(AP)