Se difunden pruebas de vida de secuestrados por FARC

0
336

Por VIVIAN SEQUERA

BOGOTA — Familiares de dos miembros de la fuerza pública colombiana secuestrados por las FARC recibieron el lunes sendos videos como prueba de vida de los cautivos, que pidieron al gobierno y a la comunidad internacional «que no nos olviden».

El cabo primero del ejército Salín Antonio Sanmiguel Valderrama y el mayor de la Policía Nacional Guillermo Javier Solórzano Julio aparecieron en una mesa con una tela colorida de fondo, y en un emotivo mensaje se mostraron esperanzados de una pronta liberación.

Las imágenes fueron entregadas a los parientes en la residencia de la senadora Piedad Córdoba, en el centro de Bogotá, y divulgadas a los medios, entre ellos la televisora regional Telesur, de Venezuela.

En un video de aproximadamente 15 minutos, el cabo Sanmiguel, quien fue retenido por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el 23 de mayo del 2008, envió un mensaje a su esposa e hijas. El video supuestamente fue grabado en julio, indicó Telesur.

«Quiero informarles a la comunidad internacional, al pueblo colombiano y en especial a mi familia, que me encuentro bien física y mentalmente… me han proporcionado lo necesario para vivir mis captores, estoy bien anímicamente; no he dejado mi alegría», expresó Sanmiguel.

Agregó que «sigo fuerte y esperanzado en la propia libertad mía y en la de todos mis compañeros».

Al dirigirse a su madre, el soldado manifestó que «aunque es un poco difícil decirlo, por mi sentido de ser militar, sé que sabes que yo soy el último de los canjeables, del reducido grupo de los canjeables, somos 21 solamente. Préstale a todas las madres de Colombia y a la comunidad internacional, préstales todo el apoyo por haberse solidarizado con nuestra causa».

La senadora Córdoba, quien ha trabajado por la liberación de secuestrados, sólo indicó que recibió las pruebas por conductos confidenciales y no ofreció otros detalles. Dijo que esperaba recibir en breve otras pruebas de vida.

En la residencia de Córdoba, abarrotada de periodistas y activistas por la defensa de los derechos humanos, la madre de Sanmiguel, Olga Valderrama, dijo emocionada que había visto bien de salud a su único hijo varón, al que le envió un mensaje a través de los medios: «Eres espectacular. Te admiro, papito… fuerza y nada para atrás (valor)» .

Los parientes de Solórzano no pudieron llegar a Bogotá en la jornada desde el balneario caribeño de Cartagena, donde residen, dijo la congresista.

En las imágenes, Solórzano, secuestrado en junio del 2007, pidió a los colombianos que «no nos olviden» y se refirió al largamente postergado acuerdo de canje humanitario de secuestrados por guerrilleros en prisión.

«Claro que quiero salir de acá; es mi pellejo el que está en juego, es mi familia la que está padeciendo esta cruz del secuestro», señaló sobre el eventual canje.

«Desde aquí de esta selva reclamo a todos aquellos que tienen en su poder las decisiones, para que nosotros podamos regresar a la vida; hagan algo por nosotros, que nos ayuden, que se den cuenta que nosotros aquí estamos padeciendo», enfatizó.

«Por favor, no nos olviden, ayúdennos señores, Colombia, familiares, políticos, comunidad internacional, gracias a todos aquellos que se han esforzado y que se han solidarizado con nosotros… estoy contento porque las FARC hayan permitido estas pruebas de supervivencia», afirmó.

«A mi familia quiero decirle que estoy feliz porque creo en todo lo que Dios tiene para mí», manifestó el mayor de la policía.

Las FARC, que mantienen en su poder a por lo menos 24 militares y policías, algunos de ellos con más de una década de cautiverio, han ratificado que para la liberación de esos uniformados desea hacer un canje o intercambio por guerrilleros en prisión.

El gobierno del presidente Alvaro Uribe rechaza la posibilidad de un intercambio y demanda la liberación de todos los miembros de la fuerza pública.