Se desconocen causas del Accidente del Avion de Air France 447

Experto: Avión de Air France no mostró problemas al despegar

0
488

Por FEDERICO ESCHER y EMMA VANDORE

PARIS — El desaparecido vuelo 447 de Air France no mostró indicios de problemas antes de despegar y no está claro si el piloto en jefe manejaba los controles cuando el avión cayó al Océano Atlántico, dijo el miércoles un especialista francés en accidentes aéreos, mientras barcos de varias naciones se aproximaban a la zona donde se divisaron escombros que podrían ser de la aeronave.

El director de la agencia francesa de accidentes, Paul Louis Arslanian, dijo dudar que los equipos de rescate puedan recuperar las cajas negras, que al parecer yacen en una zona muy accidentada del piso oceánico, a varios kilómetros de profundidad.

Se desconoce la razón del accidente, aunque podría deberse al viento y granizo en una masa de cúmulos, rayos o una combinación de hechos extraordinarios.

Arslanian dijo en una conferencia de prensa en el aeropuerto de Le Bourget, al norte de París, que los investigadores analizan los registros de mantenimiento del aparato y otros documentos, aunque «no hay elementos» que indiquen que el avión experimentó problema alguno antes de despegar.

Insistió que la investigación acababa de comenzar y que seguramente demorará mucho tiempo. Agregó que los investigadores carecen de suficiente información para determinar si el avión de desintegró en el aire o al caer al mar.

«Desconocemos el momento preciso del accidente», agregó.

El avión con 228 personas a bordo desapareció el domingo a cuatro horas de comenzar su vuelo de Río de Janeiro a París.

Las cajas registradoras de datos, llamadas popularmente cajas negras aunque son pintadas por convenio internacional de color naranja fosforescente, graban tanto las conversaciones en la cabina de mandos como todos los pormenores técnicos y electrónicos del vuelo, hasta su funcionamiento más mundano.

Barcos franceses, brasileños y de otras nacionalidades pilotos brasileños se acercaban el miércoles a la zona donde el martes se divisaron restos, como un asiento de avión y escombros metálicos de color blanco entrre manchas de combustible, a 640 kilómetros (400 millas) al noroeste de las islas brasileñas de Fernando de Noronha.

El vocero del ejército francés, Christophe Prazuck, dijo que los pilotos de la fuerza armada francesa volaron sobre la zona donde los pilotos brasileños localizaron los escombros.

«El tipo de los escombros, su combinación… todo apunta a que se trata de los restos del Air France 447», dijo. Prazuck agregó que es hora de pasar a una «operación naval» para recoger los restos y luego a una submarina para buscar las cajas negras de la aeronave.

El ministro de transportes francés, Jean-Louis Borloo dijo que se era posible considerar que se trataba de los restos del avión.

El encargado de la investigación, Alain Bouillard, presidió la indagación del accidente del Concorde en el 2000. El miércoles dijo que su organismo, conocido por las iniciales francesas de BEA, presentará su primer informe preliminar a fines de junio.

La noche del martes el ministro de Defensa brasileño Nelson Jobim indicó que el descubrimiento de los restos «confirma que el avión cayó en esa área». Jobim agregó que no se habían encontrado cuerpos y que tampoco había signos de vida.

Si no se encuentran supervivientes, éste será el peor desastre aéreo de aviación civil desde el choque de un jet de American Airlines en el condado de Queens, en Nueva York, en el que murieron 265 personas en noviembre del 2001.

Entre los pasajeros del vuelo de Air France había 126 hombres, 82 mujeres, siete niños y un bebé.

Jobim advirtió que la recuperación de las cajas con las grabaciones de las voces en la cabina y de los datos del vuelo y otros restos podría ser difícil debido a que una gran parte del aparato se hundió.

«Va a ser muy difícil buscarlos porque podrían estar a una profundidad de dos a tres kilómetros (1,2 a 1,8 millas) en esa zona del océano», explicó.

Los pilotos vislumbraron dos áreas con objetos flotantes, pero sin señales de vida, separadas por unos 60 kilómetros (35 millas). La zona no dista de la ruta del vuelo 447, pero el hallazgo fue realizado unas 36 horas después que el avión desapareciera.

Las profundidades del mar varían de forma drástica en las zonas como en la que se descubrieron los restos, aseguran los expertos.

Se necesitarán aparatos sumergibles de control remoto para recuperar los restos hundidos. El gobierno francés despachó un barco con submarinos robot que pueden alcanzar profundidades de hasta seis kilómetros (19.600 pies).

Por su parte, Estados Unidos avisó del envío de un avión que puede volar 12 horas a poca altura sobre el océano y cuenta con un radar y sonar diseñados para detectar submarinos.