Sarkozy podría revaluar su ocupada agenda tras colapso

0
461

Por JENNY BARCHFIELD

PARIS — El acelerado estilo de vida de Nicolas Sarkozy parece haber violado el límite de velocidad.

En apenas una semana, el líder francés cenó con el presidente de Egipto en París, viajó a los Alpes para ver parte del Tour de France y voló a Nueva York para asistir al concierto de su esposa, todo mientras se ocupaba de gobernar una de las naciones europeas más importantes, pero luego de ese trajín, Sarkozy colapsó el domingo mientras trotaba bajo el Sol.

El episodio podría motivar al intenso —algunos dirían hiperactivo— presidente a reconsiderar su rutina.

Desacelerar el ritmo de sus actividades representaría un gran cambio para el político de 54 años, quien ha hecho de su omnipresencia un símbolo de sus dos años de gobierno.

Sarkozy ha tenido una agenda llena de viajes al exterior y discursos. Hasta tuvo tiempo de divorciarse de su segunda esposa y conquistar a la tercera, la ex modelo convertida en cantante Carla Bruni, 13 años menor que él. Montar bicicleta y trotar también son parte de su rutina agitada.

Eso era lo que hacía el domingo cuando colapsó a medio camino y fue llevado en un helicóptero al hospital militar Val-de-Grace en París. Los doctores lo mantuvieron en observación durante una noche y le hicieron todo tipo de exámenes que no mostraron signos de problemas cardíacos. El mandatario fue dado de alta el lunes.

En un comunicado, la presidencia dijo que los doctores habían diagnosticado a Sarkozy con un episodio de «lipotimia» debido a que se ejercitó exageradamente bajo altas temperaturas y estaba cansado por exceso de trabajo.

Lipotimia es un término médico que equivale a sentirse muy débil. Los médicos le mandaron a Sarkozy unos días de descanso como único tratamiento.

La prensa francesa culpó al «hiperactivismo» de Sarkozy por el colapso. Otra causa de estrés podría encontrarse en la ampliación de la familia de Sarkozy, quien tiene dos ex esposas, hijos e hijastros.

Todas las reuniones oficiales de Sarkozy del lunes y el martes fueron canceladas. Se espera que presida la última reunión del Consejo de Ministros el miércoles antes de las vacaciones gubernamentales de tres semanas.

El desmayo del domingo retomó un asunto delicado en Francia, donde la salud de los presidentes ha estado cubierta de misterio. Tanto, que los franceses no se enteraron del cáncer de médula de Georges Pompidou hasta que murió mientras aún era presidente.

Otro ejemplo fue el ex presidente Francois Mitterrand quien sistemáticamente le pidió a su doctor que falsificara sus informes médicos.

Durante su campaña presidencial, Sarkozy presionó para que existiese más transparencia sobre los boletines relacionados con la salud de los presidentes. Sin embargo, una corta estadía del hospital de Sarkozy por un dolor de garganta en el último trimestre de 2007 fue revelada tres meses más tarde.

Agencia AP.

___

L