Santos: Honduras, al borde de guerra civil

0
420

Por FREDDY CUEVAS

TEGUCIGALPA — El candidato presidencial del partido que encabeza el gobierno de facto, Elvin Santos, denunció al mandatario depuesto Manuel Zelaya de amenazarlo de muerte y poner a Honduras al borde de una guerra civil por intentar retornar al poder.

En tanto, el presidente de facto Roberto Micheletti dijo que el presidente costarricense Oscar Arias ha dejado de ser un mediador adecuado en la búsqueda de una solución para la situación en Honduras, y lo calificó de «títere».

«No tengo una varita mágica para hacer que Zelaya regrese al país (de Nicaragua, donde está refugiado) pero sí puedo trabajar en buscar una salida a la crisis de Honduras», afirmó el miércoles el candidato del Partido Liberal.

«Hago responsable de mi vida al señor Zelaya, que nos ha amenazado (de muerte). El derrocado presidente ataca a su partido (Liberal) y lo quiere destruir con la impunidad que le da la comunidad internacional, que lo protege», dijo Santos a la cadena local de radio HRN.

No especificó cómo y cuándo Zelaya consumó su amenaza.

Los militares derrocaron a Zelaya el 28 de junio y lo enviaron al exilio a Costa Rica por intentar convocar a una asamblea constituyente. El Congreso lo sustituyó por el también liberal Micheletti, que presidía la legislatura.

«Es necesario hablar con la verdad: Zelaya divide y polariza a la sociedad y, al hablar con un doble discurso, engaña al pueblo «, afirmó Santos.

Señaló que «Honduras no puede estar al borde de una guerra civil (por la actitud de Zelaya)… y eso lo debe comprender la comunidad internacional, que no conoce lo que ocurre en nuestra nación».

Pero Beatriz Valle, vicecanciller en la administración de Zelaya, aseguró a periodistas que «el presidente rechaza la afirmación de Santos porque se trata de una calumnia… y si hace una denuncia, Santos debe mostrar las pruebas. En caso contrario, él quedará como un mentiroso».

Washington retiró la semana pasada su ayuda no humanitaria a Honduras, revocó las visas de numerosos funcionarios y empresarios que apoyan al régimen de facto y amenazó con recrudecer sus presiones en caso que Micheletti no halle una rápida salida democrática.

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas prohibió el martes la participación del representante del gobierno de facto hondureño Delmer Urbizo en su reunión en Ginebra después de las protestas de algunos países latinoamericanos.

Micheletti dijo a la cadena Radio América que el presidente costarricense Oscar Arias «dejó de ser un correcto mediador en la crisis de Honduras» por no aceptar las elecciones generales de noviembre.

«No solamente ha sido su actitud (de Arias), sino que él aparece un día diciendo que Honduras va y debe ir a las elecciones, y al otro día dice que no. Es como el títere que manipulan quienes les interesa este desarreglo o arreglo de la situación hondureña», subrayó.

Micheletti expresó sin embargo que su régimen respalda el diálogo auspiciado por Arias «siempre y cuando (sus resoluciones) estén enmarcadas dentro de la Constitución de Honduras».

Cuatro candidatos presidenciales hondureños se reunieron el miércoles en San José con Arias y respaldaron el Acuerdo de San José, que busca una salida negociada al conflicto, pero pidieron a la comunidad internacional respetar los próximos comicios.

Algunos países han anunciado que desconocerán al presidente que surja de los comicios previstos para el 29 de noviembre.

Agencia AP.