Santos con amplia ventaja sobre Mockus; irán a 2da vuelta

0
671

Por CARLOS ALBERTO GONZALEZ

BOGOTA (AP) — Juan Manuel Santos, quien sorprendió el domingo al superar a su rival Antanas Mockus con más del doble de sufragios en las elecciones presidenciales, convocó a la unidad nacional y a respaldar su proyecto de «preservar el legado» del mandatario Alvaro Uribe.

A pesar de la ventaja, Santos, ex ministro de Defensa y economista de 58 años, deberá medirse en una segunda vuelta con Mockus, del Partido Verde, el próximo 20 de junio.

«Les confieso que estoy muy emocionado y recibo estos resultados con humildad… esta es la primera vez que me presento a unas elecciones y haber obtenido semejante votación me llena de alegría», dijo Santos, candidato del oficialista Partido Social de Unidad Nacional (Partido de la U), a sus seguidores congregados en un hotel del norte de la ciudad.

Casado y padre de tres hijos, Santos ha desempeñado importantes cargos públicos, desde ministro de Defensa (2006-2009) hasta de Hacienda a fines de la década de 1990, pero nunca ha ocupado un puesto de elección popular.

«Hoy hago un llamado a la unidad nacional… invito a los ciudadanos de todos los partidos… que se unan a nuestra propuesta de trabajo», añadió. «Mi gobierno será un gobierno de inclusión, será un gobierno de todos los colombianos y para todos los colombianos; por ello, los invito a construir una gran alianza».

Contrario a la mayoría de las encuestas que daban un empate técnico entre Santos y Mockus, el candidato del Partido de la U conseguía 46,5%, equivalente a 6,7 millones de votos, frente a 3,1 millones de boletas, el 21,4%, del aspirante del Partido Verde, según los últimos datos de la Registraduría Nacional, la oficina que organiza los comicios.

No obstante, la abultada votación en favor de Santos no fue suficiente para superar el 50% de los votos válidos, cifra que la ley exige para triunfar en la primera ronda.

En tercer lugar se ubicaba Germán Vargas Lleras, del Partido Cambio Radical, con 1,4 millones de votos, el 10,1% del total de sufragantes, que hasta ahora era de 14,7 millones de colombianos.

Según la Registraduría, 29,9 millones de colombianos estaban habilitados para votar. Así, la abstención se mantendría en sus niveles tradicionales de alrededor de 50% en elecciones de jefe de Estado.

Santos también agradeció al actual mandatario.

«Señor presidente Uribe, este es su triunfo y el de todos quienes queremos preservar su inmenso legado… Colombia ha votado mayoritariamente por defender sus logros y sus propuestas», dijo el candidato.

Santos también pareció tender una rama de olivo a sus contrincantes, al comentar que no reconocía «enemigos en la política nacional ni en ningún gobierno extranjero», aunque no mencionó a ningún país en particular.

Si se suman los votos de Santos más los de otros aspirantes que forman parte de la coalición gubernamental —como los partidos Cambio Radical y el Conservador, pese a que no apoyaban la posibilidad de una eventual segunda reelección de Uribe_, el llamado «uribismo» consiguió al menos 62% de los votos.

En una declaración de dos líneas divulgada por la presidencia en un correo electrónico, Uribe dijo que con el proceso electoral «Colombia ha recuperado la libertad política que estuvo secuestrada por el terrorismo», calificativo con el que denomina a los grupos armados ilegales.

«Gracias Fuerzas Armadas, gracias ciudadanía», añadió el mandatario, sin mecionar a ningún aspirante.

El Ministerio del Interior divulgó en la noche un balance sobre la situación de orden público en el país a lo largo de la jornada, y dijo que en distintos combates y choques armados murieron cuatro soldados y dos vehículos fueron incinerados. Más temprano, el Ministerio de Defensa había dicho que los militares murieron en hostigamientos con rebeldes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La gran ventaja conseguida por Santos sobre el aspirante verde sorprendió, porque la mayoría de los sondeos de opinión pronosticaban un empate técnico, cada uno con entre 34% a 35%.

Vargas Lleras, que aparecía con entre 3% a 4% de las preferencias electorales en los últimos sondeos de mediados de mes, dijo que «las grandes derrotadas sí son las firmas encuestadas».

Más temprano, Mockus, un matemático de 58 años, se presentó ante unos 1.200 de sus simpatizantes reunidos en un local de convenciones, en el centro de Bogotá, bajo un techo forrado de cientos de globos verdes.

«Hoy hemos alcanzado una meta que hace unos pocos meses parecía imposible de alcanzar: pasar a la segunda vuelta», dijo Mockus desde una tarima, acompañado de su familia y más cercanos colaboradores.

Ahora con tres millones de ciudadanos respaldando al Partido Verde «contamos ya con una voz colectiva que retumba a lo ancho y largo de Colombia», agregó el candidato, siendo interrumpido por conocidas consignas de sus seguidores como «¡mi profesor, mi presidente!» o «¡la unión hace la fuerza!».

«Si somos suficientemente innovativos… vamos a ganar la segunda vuelta para impulsar este cambio cultural del que les he hablado», agregó Mockus.

Paul Bromberg, ex alcalde de Bogotá y quien fuera compañero de Mockus en la Universidad Nacional a fines de la década de 1980 y comienzos de la de 1990, dijo telefónicamente que una de las razones para la sorprendente votación de Santos, visto lo que afirmaban los sondeos previos a las elecciones, fue que el número total de electores fue relativamente bajo: poco más de 14 millones, cuando se esperaban 16 millones.

Según los datos de la Registraduría, Santos consiguió 1,1 millones de votos en la capital, frente 771.000 de Mockus, que «fue un fenómeno de masas como la espuma que sube y baja. Veo muy difícil que pueda remontar esa diferencia» en la segunda vuelta de junio, agregó Bromberg.