Republicanos miran al futuro al no poder frenar a Sotomayor

0
330

Por TOM RAUM

WASHINGTON — Sin suficientes votos para obstaculizar la nominación de Sonia Sotomayor a la Corte Suprema, los republicanos marcaron los límites de qué candidatos aceptarán en el futuro e intentaron reducir el campo de acción del presidente Barack Obama en caso de que se abra otra vacante en el máximo tribunal.

Durante cuatro días de audiencias televisadas, los republicanos no pudieron desestabilizar a Sotomayor ni endosarle la etiqueta de ser una activista progresista que dictaría políticas internas desde la corte.

Las audiencias fueron un acto de alta difusión en que los republicanos pudieron defender la causa de sus seguidores conservadores y presentar resistencia a un gobierno que busca reformas progresistas ambiciosas.

Los opositores lograron que Sotomayor tomara distancia del deseo de Obama de tener jueces supremos que muestren «empatía» con los demás y de la convicción del presidente de que «lo que hay en el corazón de un juez» debe influir en sus decisiones.

Ante las preguntas de los senadores republicanos, la jueza rechazó la opinión de algunos progresistas de que la Constitución es un documento «vivo» cuyo significado cambia con el tiempo y de que las leyes de otros países deberían ser consideradas al decidir casos.

Sus respuestas marcaron los temas en que los republicanos enfrentarán a cualquier futuro candidato de Obama, y esto podría complicarle al presidente la búsqueda de postulantes progresistas en el caso más trascendente de que se retire o muera uno de los magistrados conservadores de la Corte.

Por otra parte, se supone que Sotomayor será confirmada con un número considerable de votos republicanos, lo que señalaría que el presidente no enfrenta una gran amenaza de la oposición.

El senador Jeff Sessions, de Alabama, el republicano de más jerarquía en el Comité del Poder Judicial, dijo el jueves que su partido no intentaría obstaculizar el voto de confirmación y, aunque dijo que aún tenía «serias preocupaciones» acerca de Sotomayor, agregó que estaba conforme porque ella rechazó el requisito de «empatía» puesto por Obama.

Los republicanos aprovecharon las audiencias para sumar puntos ante sus seguidores, pero no quisieron atacarla con mucha agresividad para no ofender a la creciente población de votantes hispanos. Por eso, desviaron gran parte de sus críticas hacia el gobierno de Obama.

Algunos observadores creen que igual pueden haberse ganado la antipatía de algunos hispanos.

«Al no apoyarla y hacerle preguntas críticas, están ofendiendo a gran parte de la comunidad hispana», afirmó el politólogo James Thurber de la Universidad Estadounidense.

Mujeres hispanas entrevistadas esta semana por The Associated Press dijeron que les molestó el mensaje subyacente de que una hispana fuera interrogada por hombres de raza blanca.

Los republicanos preguntaron varias veces a la jueza acerca de un discurso en que dijo que una «latina inteligente» tomaría mejores decisiones como jueza que un hombre blanco.