Reparan cámara defectuosa de telescopio espacial Hubble

0
342

CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP) — Los astronautas del transbordador espacial Atlantis instalaron el sábado un nuevo instrumento de alta tecnología en el Telescopio Espacial Hubble para darle una mejor vista del cosmos, y luego hicieron su trabajo más difícil: reparar una cámara defectuosa.

Fue la tercera caminata espacial en tres días para los astronautas, y la más complicada debido a que es la primera vez que se repara la cámara. Los astronautas nunca antes habían intentado desarmar un instrumento científico en los 19 años de funcionamiento del observatorio.

John Grunsfeld, jefe de mecánicos del Hubble, abrió hábilmente la cámara quemada y sacó las cuatro tarjetas electrónicas que necesitaban ser reemplazadas.

«Por algún motivo creo que los neurocirujanos dicen ‘woo-hoo’ cuando sacan algo», observó uno de los astronautas desde dentro del Atlantis.

Para sorpresa de todos, las nuevas tarjetas y el paquete de abastecimiento energético entraron sin problemas, y pareció no tomar mucho tiempo. De hecho, los astronautas ahorraron tiempo y su caminata duró el tiempo programado de seis horas y media. Las primeras dos caminatas demoraron más de lo programado debido a dificultades inesperadas con el Hubble, al que astronautas llegaron por última vez hace siete años.

Los astronautas celebraron cuando el Control de la Misión notificó por radio que la recién instalada cámara había pasado la primera ronda de pruebas.

«Es increíble», dijo Grunsfeld.

Se prevé que la segunda ronda de pruebas demore hasta entrada la noche.

Grunsfeld y Andrew Feustel comenzaron el sobrecogedor trabajo el sábado por la mañana mientras el acoplado transbordador y telescopio volaban sobre el planeta a una distancia de 560 kilómetros (350 millas) de altura.

Orbitar a semejante altura puso al Atlantis y a su tripulación en grave riesgo de ser alcanzados por basura espacial. La NASA tenía otro transbordador aguardando para su potencial lanzamiento en caso de que fuese necesario un rescate.

Antes de reparar la cámara, los caminantes espaciales tuvieron que instalar un aparato llamado Espectrógrafo del Origen Cósmico, que costó 88 millones de dólares.

Para dar cabida al instrumento supersensible, Grunsfeld y Feustel tuvieron que quitar las lentes correctoras que restablecieron la visión del Hubble en 1993.

«Esto es realmente histórico», agregó Grunsfeld mientras levantaba junto con Fesutel la caja del tamaño de una cabina telefónica que contiene las viejas lentes del Hubble.

El Hubble fue lanzado en 1990 con un espejo defectuoso que lo dejó con un alcance menor al planeado. Pero nuevos instrumentos científicos tienen lentes de corrección empotrados, haciendo innecesarios los contactos de 1993. El espectrógrafo agregado es un dispositivo diseñado para detectar luz de quásares distantes y ofrecer mayor información sobre cómo se formaron planetas, estrellas y galaxias.

El jueves, en la primera caminata espacial, otro equipo de dos hombres instaló una cámara nueva y una unidad de computadora, luego de pasar algunos trabajos con un perno atascado.

En total están planeadas cinco caminatas espaciales para la actual misión, cuyo objetivo es que el telescopio — apreciado por astrónomos y muchos otros por sus impresionantes imágenes del espacio — esté en plena forma en sus últimos años.