Renuncio a su cargo Fiscal Colombiana.

0
448

De manera inesperada y ante las expresiones de desconsuelo de cerca de 500 servidores que hasta hoy estuvieron a su servicio, la fiscal general de la Nación, Viviane Morales Hoyos, anunció que presentará este mismo viernes su renuncia irrevocable al cargo ante la Corte Suprema de Justicia.

“La gravedad de los juicios que se avecinan no admite mi presencia como fiscal interina. El poder de mis contrincantes y la perversidad de sus aliados en algunos medios de comunicación exigen un fiscal en ejercicio pleno de sus atribuciones”, aseveró la fiscal general reiterando su gratitud al presidente Santos y recordando que era la persona con menos posibilidad de llegar al alto cargo entre la terna presentada por el jefe de Estado.

Acompañada de su esposo, Carlos Alonso Lucio, la fiscal general de la Nación llegó a la plazoleta de la Fiscalía General de la Nación, donde era esperada por más de 500 funcionarios de todos los niveles del destacado órgano de control, y ante quienes recordó que durante su gestión al frente del ente acusador no había habido intocables y la ley había dejado de ser «para los de ruana».

TRANSPARENTE GESTIÓN

“En un año de gestión derrotamos el mito de que la justicia es solo para los de ruana; en mi gestión no hubo intocables”, declaró la fiscal recordando que había aplicado en su integridad un mandato bíblico de acuerdo con el cual se ordena “no hacer injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande”.

En tal sentido, la fiscal fue enfática en afirmar que jamás había “engavetado” procesos, ni ejercido algún tipo de presión sobre los fiscales o investigadores para que “congelaran” o eludieran investigaciones propias de sus funciones.

De acuerdo con la fiscal Morales, dicha actuación produjo el “rescate” de la autonomía y de la dignidad de los funcionarios con el fin de que pudieran cumplir con sus funciones constitucionales “en medio de la libertad que anhela la justicia”.

Gestión que a su juicio produjo el “tremendo impulso” alcanzado por la Fiscalía en sus múltiples investigaciones, destacando que tan solo en la Unidad Nacional de Derechos Humanos las imputaciones habían aumentado un 100 por ciento, mientras que en la que tiene que ver con la lucha contra las bandas emergentes se capturaron 1294 personas y 84 de sus jefes, con un total de 419 condenas.

“En Justicia y Paz se lograron condenas por más de 4.000 hechos delictivos, mucho más de logrado en los 5 años anteriores de vigencia de la ley, radicando más de 400 solicitudes de imputación”, recordó la fiscal Morales durante una emotiva intervención en la que fue constantemente aplaudida.

LA FISCAL Y LA PRENSA

La fiscal tampoco ahorró duras críticas para “algunas periodistas y algunos medios de comunicación” que no tuvieron ningún inconveniente en adelantar lo que calificó como “ataques perversos e inhumanos” que pretendían lograr la renuncia de la alta funcionaria, cuyos ataques estuvieron “perfectamente conjugados” con las “inexplicables dilaciones y aplazamientos” que a su juicio nada tenían que ver con ella misma o con la Fiscalía.

“Quiero que Colombia sepa que, una vez realizadas las imputaciones de la Fiscalía, los tiempos de sus procesos dejan de ser de su responsabilidad exclusiva. En los procesos más graves ha habido dilaciones y aplazamientos inexplicables que nada han tenido que ver con la Fiscalía”, puntualizó la fiscal Morales.

La fiscal también destacó la compañía y permanente respaldo de su esposo, Carlos Alonso Lucio, cuyo segundo matrimonio con el controvertido exguerrillero y exasesor de grupos paramilitares al margen de la ley desató un auténtico temporal que convirtieron a la pareja en blanco de las más ácidas críticas y duros cuestionamientos por parte de un sector de la prensa.

“Gracias porque por respeto a mi gestión preferiste no levantar la voz, ni reivindicar tus derechos frente a la inmisericorde cantidad de ataques bajos, bajos, infames y calumniadores”, afirmó la fiscal dirigiéndose a su esposo, para volver a citar la Biblia mientras que volvía a llamar la función de sus subalternos hasta este día.

“Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias. Alégrense y llénense de júbilo, porque les espera una gran recompensa en el cielo”, aseguró la fiscal Viviane Morales.

RESPALDO

Funcionarios de todos los niveles, desde empleadas del aseo hasta los más altos cargos dentro de la Fiscalía General de la Nación se han dado cita en la sede del búnker de la institución con el fin de rendirle un sentido homenaje a la fiscal Viviane Morales Hoyos, cuyo nombramiento en el cargo fuera deslegitimado el pasado martes por el Consejo de Estado.

A ritmo de samba y otros sones de la música tradicional brasileña centenares de funcionarios se han ido acercando a la plaza central de la institución exhibiendo pancartas de apoyo, bombas multicolores y banderas de la República de Colombia y de la Fiscalía General de la Nación, agradeciendo nuevamente la reconocida gestión desarrollada por Morales durante el año que alcanzó estar a la cabeza del ente de control.

Faltando pocos minutos para las 11:00 de la mañana, se anuncia que la fiscal bajará en contados minutos para dirigirse a la totalidad de sus subalternos, quienes han organizado manifestaciones de aprecio y cariño de similares características en otras regionales de la institución en el país.