Raúl Castro dispuesto a hablar «de todo» con EEUU

0
340

Por ANNE-MARIE GARCIA

LA HABANA — El presidente Raúl Castro reiteró el sábado su disposición a la apertura de un diálogo con el gobierno de Barack Obama pero reafirmó que no habrá cambios políticos en la isla.

«Aprovecho la ocasión para reiterar la disposición de Cuba para sostener con Estados Unidos un diálogo respetuoso, entre iguales, sin sombra para nuestra independencia, soberanía y autodeterminación» afirmó Castro en el discurso de clausura de la sesión ordinaria del Parlamento Cubano.

«Estamos listos para hablar de todo, repito, de todo, pero de aquí de Cuba y de allá de los Estados Unidos, no a negociar nuestro sistema político y social; no le pedimos a Estados Unidos que lo haga, debemos respetar mutuamente nuestras diferencias» agregó el mandatario de la isla.

El mandatario cubano, elegido en febrero del 2008 en sustitución de su hermano Fidel, recalcó «a mí no me eligieron presidente para restaurar el capitalismo en Cuba, ni para entregar la Revolución, fui elegido para defender, mantener y continuar perfeccionando el socialismo no para destruirlo».

Reconoció que con Obama «ha disminuido la agresividad y la retórica anticubana» y calificó de «positivas aunque mínimas» las medidas sobre los viajes de los cubanos residentes en ese país.

Sin embargo, recalcó que «lo esencial es que el bloqueo económico, comercial y financiero permanece intacto».

El Parlamento cubano aprobó la creación de la Contraloría General, un órgano estatal para controlar las finanzas de la nación y luchar contra la corrupción en un momento en que la isla vive una grave crisis económica.

Este nuevo órgano «con autonomía orgánica en la lucha contra la corrupción y la protección de los bienes públicos», que estará subordinado a la Asamblea Nacional —o Parlamento_, sustituye al actual ministerio de Auditoría y Control, según informó la agencia oficial Prensa Latina.

Gladys María Bejerano, quien era ministra de Auditoría y Control, fue elegida al frente del nuevo organismo a propuesta del presidente Castro, quien vestido con una guayabera blanca, encabezó el sábado la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional a la cual asistieron 567 diputados de los 614 que la integran.

Homero Acosta, ratificado por el Parlamento como secretario del Consejo de Estado, el máximo órgano de dirección del país, presentó el proyecto.

Esta sesión del Parlamento culminó una semana en la cual se reunieron el Consejo de Ministros y el plenario del Comité Central del gobernante Partido Comunista, convocados por Castro el pasado domingo.

Castro anunció medidas para reducir los gastos en los sectores de la educación y de la salud que son gratuitos en la isla.

«Los gastos en la esfera social deben estar en consonancia con las posibilidades reales» comentó Castro, quien agregó que a partir de septiembre próximo, sólo permanecerán como alumnos internados en las escuelas aquellos procedentes de zonas rurales; los demás se trasladarán a la ciudad de donde son.

El mandatario de la isla también hizo alusión a reducción de gastos en los sectores de la Salud y del Transporte pero no entró en detalles al respecto.

El gobierno cubano revisó a la baja la meta de crecimiento económico para el 2009. Inicialmente prevista de 6%, pasó a 2,5% en mayo y ahora a 1,7%.

El sector del turismo, una de las fuentes de mayores ingresos, estimados en 2.500 millones de dólares en el 2008, de acuerdo a la Oficina Nacional de Estadísticas, también previó una reducción de «alrededor de 10%» según Manuel Marrero, ministro de turismo de Cuba.

En declaraciones a periodistas durante un receso del Parlamento, Marrero explicó que en lo que va del 2009, «el turismo crece, los turistas siguen llegando pero viajan menos tiempo y tratan de llegar con más ofertas y por eso apareció una disminución de ingresos».

Cuba recibió 2,3 millones de visitantes en el 2008 y en los seis primeros meses del presente año registró un aumento de 2% en relación con el año anterior. Canadá es el primer país de origen, le siguen Inglaterra, Italia, España, Alemania, Francia, México y Argentina.

El níquel, otro de los principales renglones exportables de la isla, ha visto desplomarse su precio en el mercado internacional.

Además Estados Unidos mantiene un embargo que las autoridades de la isla aseguran les ha costado 93.000 millones de dólares a lo largo de las cuatro décadas de vigencia que lleva, además de implicar dificultades en sus relaciones comerciales y el cierre de la posibilidad de obtener créditos de los organismos internacionales.