Rafael Correa asume segundo mandato en Ecuador

0
689

Por GONZALO SOLANO

QUITO — El presidente Rafael Correa asumió el lunes un nuevo mandato de cuatro años acompañado por 10 presidentes sudamericanos, en una ceremonia en la que anunció una radicalización de la «revolución ciudadana» que impulsa su gobierno y lanzó críticas al de Colombia.

Correa también participó en un acto popular de toma de mando ante quienes denomina «sus mandantes» (el pueblo), que derivó horas más tarde en un espectáculo artístico en un estadio de Quito, donde, adueñados de la tarima, los presidentes Hugo Chávez de Venezuela, Raúl Castro de Cuba y el derrocado mandatario hondureño Manuel Zelaya intervinieron con un poema el primero y con sendos discursos los dos restantes.

«Felicitaciones por la independencia, por el tremendo presidente que tienen», dijo Chávez al finalizar un poema dedicado a Bolívar, el cual recitó.

Por su parte, Zelaya afirmó que «tienen un presidente valiente, cuídenlo, ayúdenle … que las revoluciones cuestan sacrificios y esfuerzos».

El hondureño no desaprovechó el micrófono para rechazar el golpe de Estado que lo sacó del poder.

A su turno, Castro rechazó la posible instalación de bases militares extranjeras en la región y advirtió a su colega ecuatoriano que tenga cuidado «por la actitud digna que tiene este pueblo, por la actitud digna que tiene Correa».

Correa finalizó las intervenciones reafirmando el compromiso de jamás defraudar a su pueblo.

«Venceremos, mil cadenas habrá que romper … venceremos», culminaron cantando todos los mandatarios junto a la agrupación ecuatoriana Pueblo Nuevo.

En la mañana, ante la Asamblea Nacional, en un discurso de una hora y 15 minutos en el que estuvieron presentes los mandatarios latinoamericanos visitantes, el gobernante ecuatoriano dijo que «estamos dispuestos a jugarnos la vida por el cambio».

Correa destacó que «hemos concluido la primera etapa de nuestra revolución ciudadana y la hemos concluido en paz, en medio de la mayoritaria aprobación de nuestro pueblo».

Aseveró que profundizará la labor de la revolución ciudadana en los cinco ejes propuestos en la primera parte de su gestión: la revolución constitucional, la revolución económica, la lucha contra la corrupción, la revolución social, cultural y ambiental, y la soberanía e integración, sobre todo con países del hemisferio sur.

En el plano económico, Correa señaló que alentará «la supremacía del ser humano sobre el capital … para nosotros el ser humano no es un factor más de producción, sino el fin mismo».

También se refirió a la posibilidad de que militares de Estados Unidos operen desde siete bases colombianas para el combate al narcotráfico y al terrorismo.

«Ojalá la instalación de bases en territorio colombiano no proponga fortalecer la política guerrerista del gobierno de nuestro vecino (Colombia), y combatir no al narcotráfico, sino a gobiernos insurgentes de nuestra América». La mención a «gobiernos insurgentes» fue al parecer una referencia a los gobiernos de tendencia izquierdista de la región.

Esa iniciativa colombo-estadounidense «es un hecho que afecta a todo el continente, por eso, conscientes de nuestra responsabilidad … levantamos claramente nuestra voz de protesta por esta situación … pese a todos los afanes los hombres libres de nuestra América venceremos a los agenciosos recaderos del imperialismo», aseveró.

La primera vez que ascendió al poder fue en enero del 2007, pero por mandato de una nueva Constitución aprobada en el 2008 se adelantaron las elecciones generales y fue reelegido en abril de este año.