Pujols en el Juego de Estrellas demostro que tambien es un ser humano.

0
370

Por R.B. FALLSTROM

SAN LUIS — Albert Pujols gusta recordarle a la gente que, pese a su talento espectacular, es un ser humano.

Así lo demostró en los dos últimos días.

El Juego de Estrellas del martes generó grandes expectativas en torno al astro dominicano de los Cardenales de San Luis, quien llegó a la primera mitad de la temporada con una serie de números que parecen encaminarlo a la Triple Corona.

Durante la presentación de los jugadores, los aficionados le ofrecieron una prolongada ovación de pie que culminó con vítores para verlo como el Jugador Más Valioso.

Pero el toletero no lució su conocido poderío con el bate en las seis entradas que jugó el martes. No consiguió sacar la pelota del cuadro en tres turnos y cometió un error de fildeo que permitió una carrera sucia en la victoria por 4-3 de la Liga Americana sobre la Nacional.

Pujols tuvo un deslucido Juego de Estrellas un día después de un similar Derby de Jonrones para el líder de cuadrangulares en las Grandes Ligas. El lunes quedó eliminado en la segunda ronda.

Pujols se redimió a la defensiva en el partido del martes con unas cuentas buenas jugadas más adelante, de las cuales una evitó una carrera. Es posible que su mejor momento haya sido antes del partido, cuando se estiró para evitar que el primer lanzamiento que efectuó el presidente Barack Obama terminara botando en el acto inaugural del juego.

«(La pelota) estuvo en el aire todo el camino», dijo Pujols. «La recogí un poco antes, pero creo que la iba a atrapar en el aire».

«Estaba más nervioso de no dejarla caer, créanme. No me preocupaba que él hiciera rebotar la bola antes».

Pujols ha llevado en sus hombros la ofensiva de San Luis en la temporada y encabeza a las mayores con 32 cuadrangulares y 87 remolcadas. Ha recibido 32 boletos intencionales, el doble de cualquier otro pelotero, algunos en situaciones de poco peligro.

Es posible que se haya relajado en la alineación del Juego de Estrellas, al figurar en su acostumbrado tercer lugar al bate pero rodeado de jugadores que se ganaron a pulso el viaje de media temporada al estadio del equipo del toletero

O quizá necesitaba un descanso después de ayudar a los Cardenales a lograr una ventaja de dos juegos y medio en la División Central de la Liga Nacional.

A pesar de todo, Pujols la pasó en grande jugando como anfitrión ante sus aficionados.

«Estuvo excelente», dijo. «Probablemente será el mejor Juego de Estrellas que tendré en mi vida. Una experiencia increíble».