Puertorriqueños protestan contra gobierno de Fortuño

0
310

Por MANUEL ERNESTO RIVERA

SAN JUAN — Miles de puertorriqueños participaron el viernes en una asamblea de pueblo en la que repudiaron las políticas económicas neoliberales implantadas desde enero por el gobernador Luis Fortuño.

«Esta asamblea de pueblo se compromete y advierte que lo que aquí hemos hecho se multiplicará en los centros de trabajo públicos y privados, en las comunidades, escuelas, universidades, iglesias y en cada rincón del país», señaló un documento aclamado por la multitud.

Los organizadores dijeron que unas 100.000 personas participaron en la manifestación; la prensa local estimó que había 50.000. Hubo líderes cívicos, religiosos, sindicales y políticos de la isla, así como artistas que coincidieron en que Fortuño pone en riesgo decenas de miles de empleos públicos y atentan contra el patrimonio nacional por vía de la privatización.

«El Gobernador debe reaccionar y escuchar a los trabajadores puertorriqueños porque se ha dedicado a ayudar a los ricos y aplastar a los trabajadores», expresó Lizbeth Mercado, una empleada de la Corporación del Fondo del Seguro del Estado (CFSE) que faltó a su trabajo para protestar.

Fortuño anunció la semana pasada que de entrada despedirá 7.816 trabajadores como parte de un plan económico para reducir el déficit fiscal de 3.200 millones de dólares. El plan contempla el cese de hasta 30.000 empleados en total, en momentos en que la tasa de desempleo de la isla es de 14,7%.

El obispo de la Iglesia Metodista Juan Vera, portavoz de la Coalición Todo Puerto Rico por Puerto Rico que convocó la manifestación, destacó que la concentración muestra como los puertorriqueños quieren una distinta administración del país.

«Es un mensaje bien contundente y claro de que el pueblo espera un cambio en esa política pública», dijo.

Fortuño «no debe subestimar el mensaje que ha recibido del pueblo en el día de hoy», añadió.

Ciudadanos que no acudieron a la protesta también se expresaron preocupados por las medidas políticas y fiscales tomadas en los primeros cuatro meses de la actual administración.

«Estamos asustados y tenemos miedo porque en cuatro meses se han tomado decisiones drásticas sin haberlas meditado», dijo Noemí Figueroa, de 71 años y quien después de décadas de trabajar en Estados Unidos se restableció en la isla recientemente.

Gertrudis Rivera, una jubilada de 73 años, opinó que «este gobierno está tirando para un lado y es para el lado de las grandes empresas».

__