Príncipe Enrique visita zona de atentados en NY

0
352

Por VERENA DOBNI

NUEVA YORK — El príncipe Enrique inclinó su cabeza y oró el viernes en el centro de los atentados del 11 de septiembre del 2001, y luego recorrió el área y estrechó las manos de neoyorquinos en su primera visita oficial a Estados Unidos.

«Una gran pregunta: ¿Cuándo piensan terminarlo?», inquirió el príncipe británico de 24 años a dos funcionarios que le mostraron los planes de reconstrucción del sitio donde estuvieron emplazadas las torres gemelas del Centro de Comercio Mundial.

El príncipe depositó una corona de rosas amarillas, blancas y otras flores en un punto del sitio desde el cual se domina el monumento al 11 de septiembre, actualmente en construcción. Luego inclinó su cabeza durante varios minutos, en señal de recogimiento.

En la corona había una nota escrita a mano en que se leía: «En recuerdo respetuoso a aquellos que perdieron su vida el 11 de septiembre del 2001, y como muestra de admiración al valor mostrado por los habitantes de esta gran ciudad en ese día». Y firmaba «Enrique».

El príncipe habló durante unos 15 minutos con familiares de cuatro víctimas de los atentados en su primera parada en la ciudad de Nueva York. Luego pensaba visitar un jardín erigido en homenaje a las víctimas del 11 de septiembre y un centro de veteranos de guerra en Manhattan.

«Fue un gesto muy amable de su parte», dijo Chip Callori, cuyo hermano, Joseph Amatuccio, murió en el Centro de Comercio Mundial ese día sombrío.

Enrique visitó luego un cuartel de bomberos situado cerca del sitio de los atentados, mientras centenares de neoyorquinos intentaban echarle un vistazo detrás de barricadas policiales. El príncipe se apartó de sus escoltas para observar un monumento de bronce erigido en homenaje a 343 bomberos que murieron ese día al derrumbarse las torres gemelas luego que se estrellaron contra ellas dos aviones comerciales secuestrados por miembros de la organización terrorista al-Qaida.

El gobernador de Nueva York, David Paterson, y Christopher Ward, director de la agencia propietaria del sitio donde estaba el Centro de Comercio Mundial, asistieron a la visita del príncipe.

«Se trata de una visita muy especial», dijo Ward. «Obviamente, la historia de Estados Unidos y de nuestra asociación (con Gran Bretaña) en guerras alrededor del mundo, la hace aún más especial».

El príncipe impondrá luego el nombre de Jardín Británico a un sector de la céntrica Plaza Hanover en honor a las 67 víctimas británicas del ataque terrorista.

Un soldado de Gran Bretaña que perdió ambas piernas en una explosión en Afganistán acompaña al príncipe en su visita de dos días a Nueva York.

Enrique, el hijo menor el príncipe Carlos y la difunta princesa Diana, es tercero en la línea de sucesión al trono británico.