Presidente de Ecuador toma decisiones que afectan a su hermano

0
357

QUITO (AP) — El presidente Rafael Correa anunció el viernes que su gobierno buscará la terminación unilateral y anticipada de millonarios contratos que mantiene su hermano Fabricio con el Estado, en un esfuerzo por apaciguar el escándalo suscitado en el país por el caso.

En un mensaje leído desde el palacio de gobierno, el presidente fustigó públicamente a su hermano mayor, un ingeniero mecánico, por mantener a través de varias empresas contratos con el Estado por más de 80 millones de dólares en sectores como vivienda, obras públicas y petróleo, situación que fue revelada hace unas semanas por el diario Expreso.

«Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para la terminación anticipada y unilateral de los referidos contratos», afirmó Correa.

Señaló que pidió una supervisión pública del proceso «para que no queden dudas» de los esfuerzos que el gobierno realizará en «estricto apego a derecho» para evitar errores que, dijo, podrían derivar en «millonarias demandas contra el Estado».

El presidente criticó al diario que reveló la información sobre su hermano y afirmó que actuaban como «actores políticos sin ninguna legitimidad democrática», ya que el caso podría afectar la alta popularidad de la que goza Correa, quien fue reelegido el 26 de abril.

Pese a las revelaciones, Correa, manifestó que «todavía no se ha logrado demostrar una sola ilegalidad en los mencionados contratos» pero también refirió la existencia de una ley promulgada en julio de 2008 que dice que «los hermanos del presidente no podían contratar con el estado», según señaló el mismo mandatarios.

No está claro si todos los contratos o algunos fueron suscritos antes o después de la promulgación de esa ley.

El mandatario explicó en referencia a las compañías de su hermano que con «dos empresas ‘de papel’ en Panamá, a su vez dueñas de empresas nacionales, o contratando a través de terceros, se llegó a lo mismo que quería evitar la ley».

«Esto puede ser ilegal pero carece de la fuerza de la verdad, es tan solo una ficción legal, una simulación legal que afecta gravemente a la fe pública, puede ser que no haya violado la letra de ley pero claramente se ha violado el espíritu de la ley», aseguró.

«Creo que mi hermano no debió contratar con el sector público», señaló Correa.

Al finalizar su intervención sin preguntas de la prensa, Correa admitió que «aunque esta situación es tremendamente dolorosa para mí … siempre haré lo que tenga que hacer sin importar el costo personal que aquello implique. No permitiré que tanta esperanza que hoy vive Ecuador se afecte por los intereses personales de nadie».

El hermano del presidente ha defendido sus negocios señalando que no cometió ninguna ilegalidad.

El caso ha provocado críticas incluso del propio partido oficialista Movimiento PAIS.