Pelea por internet en China muestra creciente poder de la gente

0
312

Por JOE McDONALD

BEIJING — El pueblo chino, cada vez más educado sobre la tecnología y más dispuesto a defender sus derechos, está logrando más influencia en las decisiones del régimen comunista, como demostró la reciente marcha atrás de Beijing en su decisión de que todas las computadoras tengan filtros del contenido que reciben por internet.

China cedió el martes a las quejas de los usuarios de internet, fabricantes y gobiernos extranjeros y decidió posponer un plan que obligaría a instalar el programa de filtro «Dique Verde» en cada computadora que se vendiera en el país.

«Creemos que esto es un resultado de los esfuerzos de todos los bandos, pero creemos que la opinión pública jugó un papel aún más importante que los demás», dijo Edward Yu, presidente de Analysys International, una compañía de investigaciones de internet en Beijing.

La retirada del gobierno marca otro cambio importante para el Partido Comunista, que estaba acostumbrado a tener la última palabra en las decisiones oficiales pero está aprendiendo a escuchar a una población que se vuelve más determinada a medida que sube su calidad de vida.

La artista de vanguardia Ai Weiwei, una de las más dedicadas activistas contra el filtro, organizó el miércoles una fiesta en un restaurante de Beijing para celebrar.

Los invitados vistieron camisetas con consignas que maldecían al Dique Verde y al Gran Cortafuegos, el apodo del extenso sistema oficial que monitorea y filtra el tráfico en la web.

Ai dijo que quería que el 1 de julio se declarara el Día de Internet como «recordatorio de que nadie debería violar el derecho al acceso libre a internet».

Los líderes chinos siguen decididos a aplastar los intentos de desafiar su autoridad pero también saben que necesitan estar al tanto de las opiniones de la gente para seguir en el poder.

El gobierno hace encuestas en forma constante y en silencio, vigila los comentarios en internet de unos 300 millones de usuarios chinos y, a veces, decide revertir sus decisiones.

«Este es un hito en el rol creciente que tiene el pueblo en influir decisiones sobre políticas», dijo David Wolf, presidente de Wolf Group Asia, una consultora de mercadeo tecnológico en Beijing. «El gobierno chino se está acostumbrando a escuchar las voces en la web y a decir: ‘ésas son las respuestas a nuestras acciones»’.