OEA suspende a Honduras por golpe militar

0
313

Por NESTOR IKEDA

WASHINGTON — La OEA suspendió el sábado por la noche a Honduras de su participación en la organización por el golpe militar que derrocó al presidente Manuel Zelaya y la decisión del gobierno designado de reponerlo en el cargo en un plazo de 72 horas.

La suspensión fue decidida por 33 votos a favor y una abstención, de Honduras.

Zelaya, presente en la sesión, dijo que seguía adelante con su plan de retornar a Honduras el domingo al mediodía.

«Se necesita que vuelva la paz a mi país», dijo en el foro en el cual estaban también la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y el mandatario de Paraguay, Fernando Lugo.

El secretario general José Miguel Insulza, encargado de las gestiones diplomáticas para restituir a Zelaya, había informado unas horas antes a los cancilleres reunidos de emergencia por segunda vez en menos de una semana que fracasó en esas diligencias.

Esta es la segunda vez en 20 años que la OEA suspende a uno de sus miembros por un golpe militar. En 1990 lo hizo con Haití ante el golpe del general Raoul Cedras contra el presidente Jean-Bertrand Aristide.

Al ser suspendido, Honduras quedará temporalmente marginado de toda participación en la OEA, pero deberá seguir observando sus normas, especialmente las relacionadas con los derechos humanos.

«La suspensión tendrá efecto inmediatamente», dice la resolución aprobada por los ministros en sesión presidida por el canciller argentino Jorge Taiana.

Zelaya dijo que «con esta decisión, el gobierno de facto de Honduras está totalmente aislado del resto del mundo».

«Aplaudo esta resolución porque está poniendo a aprueba con este golpe a la democracia en Honduras todo el ordenamiento jurídico internacional», señaló. «Estamos probando que tenemos una forma operativa de funcionar y de declarar condiciones para que el mundo siga funcionando».

La resolución, de cinco puntos, es la segunda que los cancilleres adoptan desde el martes en que dieron un ultimátum de 72 horas al gobierno del presidente designado Roberto Micheletti para que restaure en el poder a Zelaya.

Señala que Honduras «deberá continuar observando el cumplimiento de sus obligaciones» como miembro de la OEA, en particular sobre los derechos humanos.

Insulza recibió la encomienda, junto con representantes de varios países que serán designados más adelante, para que «intensifique todas las gestiones diplomáticas y que promueva otras iniciativas para la restauración de la democracia y el estado de derecho» en Honduras y la subsecuente restitución de Zelaya.

Aclaró que esas gestiones no implicarán el reconocimiento del régimen surgido de la ruptura del orden constitucional.