Objeciones de legisladores sobre Guantánamo preocupan a Holder

0
252

Por DEVLIN BARRETT

WASHINGTON — El secretario de Justicia Eric Holder dijo el martes que le preocupa que la oposición de los legisladores a traer a sospechosos de terrorismo desde Guantánamo a cárceles en Estados Unidos pudiera afectar el esfuerzo para cerrar esa prisión en Cuba.

«Las restricciones a las que hemos tenido que hacer frente en el Capitolio me preocupan mucho», dijo Holder, que rechazó la afirmación, que los legisladores republicanos hacen con frecuencia, de que los detenidos en la cárcel de Bahía de Guantánamo son demasiado peligrosos como para traerlos a territorio estadounidense.

«No veo qué pueda tener eso de verídico», dijo. «Una de las cosas que vamos a tener que hacer es tener unas instalaciones aquí en Estados Unidos con el fin de albergar a gente para juicios que se realizarían aquí».

El Senado aprobó el martes un proyecto de ley de gastos en defensa que también prohibiría cualquier transferencia de combatientes enemigos desde esas instalaciones a Estados Unidos. La semana pasada, la Cámara de Representantes aprobó una recomendación sin carácter vinculante opuesta a traer a detenidos a este país.

La ley actual permite la transferencia de reos para ser juzgados o ir a prisión. Anteriormente este año, el Congreso aprobó varias restricciones sobre la transferencia de internos, ambas dentro de Estados Unidos o a otros países, requiriendo notificarle de antemano a los legisladores de ese tipo de movimientos, y explicarles por qué dichas transferencias son seguras.

Holder dijo que tendrá que trabajar más para convencer a los legisladores que es seguro hacer eso.

«Hay una letanía de personas muy, muy peligrosas que están albergadas con seguridad en instalaciones que no representan un peligro a las comunidades circundantes», afirmó. «Creo que tenemos buenos antecedentes en eso».

Como ejemplos, mencionó a Ramzi Yousef, cerebro del atentado a las Torres Gemelas de Nueva York en 1993, y a Ted Kaczynski, conocido como el «Unabomber».

El secretario de Justicia reconoció que será difícil cerrar las instalaciones de la cárcel en Cuba en enero del 2010, plazo establecido por el presidente Barack Obama, pero dijo que es importante que las personas en el gobierno se fijen plazos y traten de cumplirlos.

La prisión en Guantánamo, administrada por la Armada, tiene a 223 internos. Se ha autorizado la liberación de decenas de ellos, pero las autoridades estadounidenses temen que serán maltratados o asesinados si son enviados a sus países de origen, y no se ha logrado que otras naciones los acepten.