Obama realiza «cumbre cervecera» para resolver disputa racial

0
304

Por BEN FELLER

WASHINGTON — Con tarros de cerveza frente a sí y mediante algunos minutos de conversación, el presidente Barack Obama trató de salir junto con el país de una controversia racial, sentando a la misma mesa al profesor negro y al policía blanco cuya disputa provocó una semana de intenso debate.

Bajo la sombra de una magnolia, el jueves por la tarde, Obama, en mangas de camisa, se unió a los participantes de una historia que derivó en críticas duras a la Casa Blanca cuando el presidente opinó en torno al asunto.

En el encuentro, realizado en un patio del Jardín de Rosas de la residencia oficial, participó el profesor de Harvard Henry Louis Gates hijo y el sargento policial James Crowley, de Cambridge, Massachusetts. También estuvo el vicepresidente Joe Biden.

Fue posible ver a los invitados hablando entre sí, cada cual con un tarro de cerveza. La prensa fue colocada lejos de la mesa, en un lugar desde el que no podía oírse la conversación.

Aunque Obama había invitado a Crowley y a Gates como parte de lo que llamó un «momento de enseñanza» para la nación, éste no pudo ser escuchado por el público. La cobertura permitió obtener las fotos de los interlocutores y el video que la Casa Blanca quería, pero mantuvo la conversación en privado.

Crowley y Gates, de traje oscuro para el esperado encuentro, parecieron más formales que Obama y Biden, quienes se despojaron del saco. El presidente repartió bocadillos y se rió en un momento de la conversación.

Se pidió a la prensa que abandonara el lugar después de un par de minutos.

Un poco antes, desde la Oficina Oval, Obama había hecho lo que sus asesores buscaron durante días: Reducir las expectativas sobre el encuentro.

«He notado que le han llamado a esto la ‘Cumbre Cervecera’. Es un término muy ingenioso, pero ésta no es una cumbre, chicos», dijo Obama a los reporteros. «Seremos tres personas tomando un trago al final del día y, espero, dando a la gente una oportunidad de escucharse. De eso se trata realmente. Este no es un seminario universitario».

Con la reunión, Obama confiaba en dejar atrás la disputa racial que ha relegado a un segundo plano su planes para la reforma de la salud.

Obama intentó poner coto a las secuelas políticas de su declaración en una conferencia de prensa de que la policía «actuó de manera estúpida» al arrestar a Gates en su casa tras responder a una denuncia sobre un posible robo.

El profesor negro Gates fue arrestado por el policía blanco Crowley, quien lo acusó de provocar desorden público por protestar la acción de la policía. Los cargos fueron desestimados luego.

Crowley deseaba la reunión, dijo una vocera de los sindicatos policiales de Cambridge y Massachusetts que lo respaldan.

Por su parte, el profesor de derecho Charles Ogletree, abogado de Gates, dijo el miércoles por la noche: «Será una importante oportunidad para que resuelvan su disputa, pero también un punto de partida para una discusión más amplia sobre la interacción de la policía con las comunidades minoritarias».

Gates asistirá acompañado por su padre, su novia, dos hijas, su hermano, Ogletree y un amigo íntimo, Glen Hutchinson.

«Nadie espera ni ofrecerá disculpas», dijo Ogletree. «La idea es crear una oportunidad para que se conozca gente que anteriormente se encontró en las circunstancias más tensas».

AP.