Obama: Pyongyang comete «desafío temerario» con prueba nuclear

0
265

Por MERRILL HARTSON

WASHINGTON (AP) — El presidente Barack Obama acusó el lunes a Corea del Norte de plantear «un desafío temerario a la comunidad internacional» con su prueba nuclear subterránea y advirtió que las acciones de Pyongyang requieren una respuesta internacional.

El presidente agregó en un comunicado que Estados Unidos «continuará trabajando» con sus aliados en las conversaciones multilaterales y que mantendrá consultas con otros miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la prueba nuclear y una serie de lanzamientos norcoreanos de misiles tierra-aire.

Horas antes, Corea del Norte afirmó que había concretado con éxito su segunda prueba nuclear subterránea, una mucho más poderosa que la de 2006, en un desafío grave a la comunidad internacional en el conflicto creciente por sus programas nuclear y misilístico.

Pyongyang anunció la prueba y el ministerio de Defensa ruso confirmó una explosión atómica a las 9:54 de la mañana (0054 GMT) en el nordeste de Corea del Norte.

El régimen norcoreano también hizo el lunes tres disparos de prueba de misiles tierra-aire de corto alcance, según informó la agencia de noticias surcoreana Yonhap, que no dio más detalles ni identificó a la fuente de esta información.

En su comunicado, Obama dijo que «el peligro planteado por las amenazantes actividades de Corea del Norte exige una acción de la comunidad internacional».

A su vez, el jefe del estado mayor conjunto de las fuerzas armadas de Estados Unidos, el almirante Mike Mullen, denunció «la creciente beligerancia» de Corea del Norte, a raíz de su nueva prueba nuclear y del lanzamiento de varios misiles tierra-aire.

Mullen, en declaraciones formuladas a un programa de televisión de la cadena NBC, dijo que el régimen de Pyongyang «continúa desestabilizando la región y si en el largo plazo continúa con su programa de armas nucleares, planteará una grave amenaza para Estados Unidos».

Lidiar con el programa nuclear de Pyongyang ha sido un problema continuo para varios gobiernos estadounidenses desde la administración de Bill Clinton.

El ex presidente George W. Bush etiquetó a Corea del Norte como un país que forma parte de un eje internacional «del mal» pero seguidamente Estados Unidos retiró a Pyongyang de su lista de patrocinadores oficiales del terrorismo cuando a finales del gobierno de Bush cerró una instalación nuclear.