Obama pide a padres involucrarse en vidas de sus hijos

0
374

Por BEN FELLER

WASHINGTON (AP) — El presidente Barack Obama reveló el viernes que el crecer sin un padre a su lado le dejó un vacío en el corazón, en declaraciones emotivas ante un grupo de jóvenes en la Casa Blanca, de cara al domingo, cuando se celebra el Día del Padre.

Obama pidió a los padres de todo el mundo –y a los niños que lo escuchaban, como un consejo para su adultez–, que se involucren en las vidas de sus hijos.

«Esto no es una obligación», dijo Obama, quien tiene dos hijas, en un mensaje a millones de padres de familia. «Es un privilegio el ser padre».

Obama pasó varias horas frente a adolescentes, adultos jóvenes, mentores comunitarios y padres de familia, con la esperanza de comenzar lo que llamó un diálogo nacional sobre la paternidad responsable. Cada historia fue muy personal, pero una de ellas acaparó la atención: la del propio presidente.

El mandatario habló ampliamente sobre la forma en que Barack Obama padre se marchó muy pronto del hogar familiar. El futuro presidente tenía apenas 2 años en aquel momento y sólo vio a su padre en una ocasión posterior, cuando tenía 10 años, una fugaz visita que le dejó un recuerdo perdurable.

«Tuve a una mamá heroica y a abuelos maravillosos que ayudaron a criarme a mí y a mi hermana, y es por ellos que ahora estoy aquí», dijo Obama a un grupo de jóvenes y líderes de organizaciones comunitarias. «Pero pese a todo el amor y atención extraordinarios que ellos me dieron, eso no significa que yo no haya sentido la ausencia de mi padre. Eso es algo que deja un vacío en el corazón de un niño, un hueco que un gobierno no puede llenar».

Con franqueza, Obama dijo que se prometió a sí mismo que no repetiría los errores de su padre.

«Sólo porque el padre de uno no estuvo ahí, no hay excusa para que uno también esté ausente. De hecho es la razón más importante para que uno esté presente», dijo Obama a los jóvenes.

«Uno tiene la obligación de romper el círculo y aprender de esos errores, y mejorar donde los padres propios tuvieron deficiencias, y hacerlo mejor de lo que ellos lo hicieron cuando uno tiene sus propios niños», dijo Obama. «Es lo que he tratado de hacer en mi vida».

Unos 24 millones de niños estadounidenses crecen sin la presencia de su padre, y un número desproporcionado de ellos son afroestadounidenses. Esos niños corren más riesgo de vivir en la pobreza y la delincuencia, y de convertirse en padres durante la adolescencia.

La Casa Blanca trata de enfrentar el problema, añadiéndolo a su repleta agenda de asuntos internos, pero sin buscar legislación sobre nuevas políticas. Auspicia foros en todo el país este año para promover programas y ver la forma en que el gobierno federal puede ayudar a tutores y padres.