Obama pide a Netanyahu suspender asentamientos judíos

0
389

Por STEVEN R. HURST

WASHINGTON (AP) — El Presidente estadounidense Barack Obama habló de manera franca el lunes con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y le dijo que debe detener los asentamientos judíos y que debería tomar la «oportunidad histórica» de hacer la paz con los palestinos.

Ambos líderes son relativamente nuevos en sus cargos y hablaron de relaciones cálidas y progreso extraordinario. La presteza de Obama de hablar explícitamente sobre los asentamientos y sobre las estancadas negociaciones israeli-palestinas, sin embargo, indicaron que él y Netanyahu no han alcanzado un acuerdo cabal sobre el mejor camino a seguir luego de una reunión intensa de más de dos horas.

Netanyahu dijo poco antes que estaba dispuesto a entablar conversaciones con los palestinos de forma inmediata, pero agregó que cualquier acuerdo dependerá de la aceptación del derecho de Israel a existir como Estado judío.

Netanyahu y Obama se reunieron en la Casa Blanca y enfocaron su conversación en los acuerdos de paz en Medio Oriente, el programa nuclear de Irán y la relación entre Estados Unidos e Israel.

Obama dijo que espera una reacción positiva por parte de Irán a su esfuerzo diplomático para que el país abandone su programa nuclear antes de fin de año.

El presidente estadounidense dijo que quiere incluir a Irán en la comunidad mundial, pero declaró: «No vamos a tener conversaciones para siempre».

Al mismo tiempo, Obama declaró que es importante que Netanyahu —un líder intransigente a la hora de dialogar con los palestinos— se siente de nuevo en la mesa de negociaciones.

«Hemos visto avanzar este tema y le sugerí al primer ministro que tiene una oportunidad histórica para lograr avances serios al respecto durante su mandato», dijo Obama.

«Eso significa que todos los participantes se han de tomar en serio las obligaciones que acordaron previamente», añadió.

Obama dijo que no ve motivos por los cuales no se tome «esta oportunidad y este momento».

El gobierno del presidente Obama busca promover el diálogo con Irán y Siria, dos archirrivales de Israel. En tanto, el gobierno israelí teme que esos esfuerzos lleven a una mayor tolerancia a las ambiciones nucleares iraníes.

Sin embargo, Israel y Estados Unidos rechazan las afirmaciones de Irán en el sentido de que su programa nuclear está diseñado para producir energía eléctrica en vez de armas. Netanyahu considera esto como la mayor amenaza contra Israel, un temor magnificado por las continuas referencias del presidente iraní Majmud Ahmadinejad sobre el exterminio de Israel.

Durante la campaña política previa a las elecciones del 10 de febrero, Netanyahu desechó la ronda más reciente de negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, estancadas desde el año pasado, calificándolas de pérdida de tiempo.

Asimismo, ha expresado claramente en el pasado que no cree que los palestinos estén listos para gobernarse por sí mismos.

Sin embargo, esa postura lo enfrenta abiertamente con la política estadounidense que respalda la fundación de un Estado palestino como piedra angular de esfuerzos más amplios de paz para el Medio Oriente.

Ahora que ha sentido la presión de Washington para respaldar un Estado palestino, existen algunos indicios de que Netanyahu podría cambiar de postura.

El presidente israelí Shimon Peres dijo el domingo en Jordania que Netanyahu cumplirá con los acuerdos suscritos por sus predecesores, entre ellos el plan de paz respaldado por Estados Unidos que hace un llamado para una solución de dos estados al conflicto con los palestinos.

Peres indicó que los avances dependían del fin de los ataques por parte de los milicianos del Hamas y de que los palestinos hagan más esfuerzos para garantizar la seguridad de Israel.