Obama obtiene éxito político con acuerdo de emisiones

0
306

Por JENNIFER LOVEN

WASHINGTON (AP) — El acuerdo forjado por la Casa Blanca sobre emisiones de vehículos entre estados enemistados, armadoras y ambientalistas es la evidencia más dramática hasta la fecha de lo que el presidente Barack Obama busca promover como su estilo de gobierno.

«En el pasado un acuerdo como éste habría sido imposible», dijo Obama el martes al anunciar la iniciativa, deleitándose en su logro. «No sólo representa un cambio en la política de Washington, sino el anuncio de un cambio en la forma en la que se hacen las cosas» en el gobierno.

Tal vez así sea.

Pero varios asuntos complicados más —la reestructuración de los servicios de salud, la paz en Medio Oriente, el calentamiento global— posiblemente no cuenten con un ambiente tan favorable para un acuerdo. Representarán desafíos para la promesa de Obama de ser un líder pragmático que se niega a ser encasillado en una sola postura ideológica y que puede persuadir a grupos con intereses encontrados para lograr su cooperación.

Sin embargo, el mandatario demostró el martes que se pueden lograr resultados excepcionales. Los enemigos históricos se unieron ante la solución negociada de eficiencia en el uso del combustible y reducción de emisiones que Obama creó y donde todos aceptaron ceder algo.

El gobierno federal aceptó lo que había negado por mucho tiempo bajo la presidencia de George W. Bush, es decir, acceder a las peticiones de varios estados para lograr reglas mas estrictas sobre el rendimiento de combustible.

Los estados, por su parte, acordaron abandonar las iniciativas individuales, al menos por ahora, y las armadoras automotrices se comprometieron a dejar sus demandas para protestar por la promulgación de normas distintas entre sí en varios estados.

Por su parte, los ambientalistas aceptaron un tiempo más largo para lograr vehículos con mejor rendimiento de combustible, y los consumidores deberán pagar un promedio de 1.300 dólares más por sus autos nuevos para el 2016.

Las nuevas reglas federales requieren que la industria automotriz produzca vehículos que rindan 57,13 kilómetros (35,5 millas) por galón de combustible para el 2016, es decir, cuatro años antes de lo que establecía una ley del 2007, y cada compañía seguirá de formas ligeramente distintas las pautas de rendimiento de combustible entre sus diferentes tipos de vehículos.

Lo más importante es que el plan establece los primeros límites federales para las emisiones de gases de efecto invernadero para autos y camiones, lo que logrará una reducción de 30% con los nuevos niveles de rendimiento de combustible y con el cambio de pautas para los sistemas de aire acondicionado.

El acuerdo es extraordinario y también es notable que se lograra en medio de la crisis.

Y, como se ha visto desde su viaje como candidato a Europa y en su participación en la última cumbre de la OTAN, la participación de Obama como negociador es una historia que la Casa Blanca adora contar.