Obama: «Hora de cumplir» en salud pública

0
293

Por ERICA WERNER

WASHINGTON — El presidente Barack Obama exhortó el sábado a tomar medidas en materia de salud pública, utilizando su discurso semanal por radio e internet para hablar de prioridad interna aunque estaba de gira por el exterior.

«Es la hora de cumplir», dijo Obama en un discurso sincronizado con reuniones de miles de estadounidenses en hogares y cafés de todo el país, organizadas por su campaña para hablar sobre salud. El objetivo de las reuniones que comenzaban el sábado y continuaban durante el fin de semana era generar una ola de apoyo para que el Congreso apruebe las leyes necesarias.

«Si no hacemos nada, la atención de salud de todos estará en peligro», dijo Obama.

«Resolver los problemas de nuestro sistema de salud ya no es un lujo que esperamos conseguir sino una necesidad que no podemos seguir postergando», dijo el presidente.

El primer proyecto de ley tendiente a lograr los objetivos de Obama en materia de salud comenzó a circular en el Congreso. El proyecto elaborado por la comisión que preside el senador Edward Kennedy obligaría a los empleadores a pagar cobertura médica para sus empleados, bajo pena de multas y garantizaría cobertura para todos.

Los objetivos de Obama son reducir los costos, garantizar la libertad de elección y dar cobertura a algunos de los 50 millones de estadounidenses que carecen de seguro médico.

Obama expresó esos objetivos en su discurso y en un mensaje grabado en video dirigido a sus partidarios en las reuniones comunitarias.

«Cualquier reforma de la salud pública debe construirse en torno de reformas fundamentales que reduzcan costos, mejoren la calidad y la cobertura y a la vez protejan el derecho de elección del consumidor», dijo Obama.

El Congreso aún no ha determinado cómo pagar una reforma exhaustiva que costaría entre 1,2 y 1,5 billones de dólares a lo largo de una década. Obama ha sugerido recortar los fondos de Medicare y Medicaid, los programas auspiciados por el gobierno que brindan atención a ancianos, pobres e inválidos. Otras ideas suyas, como limitar algunas exenciones impositivas de los ricos, ya han sido rechazadas por el Congreso.