Obama enmienda su campaña sobre el seguro médico

0
431

Por LIZ SIDOTI

BIG SKY, Montana, EE.UU. — El presidente Barack Obama ha vuelto a recurrir a su retórica electoral y los recursos de la Casa Blanca para defender ante un número cada vez mayor de detractores sus reforma del seguro médico.

En persona y en la internet, Obama trata de superar las voces disidentes que se oponen a su programa de salud, cada vez más enconadas en las últimas semanas ante la insistencia de los demócratas de reformar por completo el sistema de salud, el 14% de la economía nacional.

Es la piedra angular de su política nacional y su mayor desafío político desde que llegó a la Casa Blanca.

Recursos familiares utilizados durante la campaña electoral de Obama han reaparecido adaptados a la Casa Blanca: entre ellos los consejos vecinales y una página de internet que responde de inmediato a las críticas de sus oponentes, correos electrónicos en cadena y las arengas populistas contra los intereses creados de Washington.

Además, cuenta con el poderoso megáfono de la Casa Blanca, que utilizó el sábado en su alocución radial semanal, también por internet.

«Sé que abundan los genuinos temores y el escepticismo», reconoció el mandatario. «Sé que en tiempos de penuria económica, la idea de cambio puede ser inquietante y sé que hay gente convencida de que el gobierno no debería tener papel alguno en la solución de nuestros problemas».

El mandatario, que no desea distanciarse de sus oponentes mientras dialoga con ellos, mencionó las «legítimas diferencias merecedoras de la verdadera discusión a la que tienen derecho los estadounidenses». Empero, a medida que los legisladores demócratas han sido abucheados e insultados en esos consejos vecinales en todo el país, Obama pidió al público que reduzca el tono de sus voces, se escuchen mutuamente y hablen de las diferencias reales que existen».

En la respuesta republicana, el senador Orrin Hatch pidió que la reforma sea bipartidista.

«Asegurar el acceso a una medicina asequible y de calidad para todos los estadounidenses no es un tema demócrata o republicano, es un tema estadounidense», indicó. «Nuestra nación espera que solucionemos este desafío de manera abierta, honesta y responsable. Mayores gastos, mayores impuestos y más gobierno no es la solución».