Obama celebro independencia de EEUU, y de Irak

0
355

Por CHRISTINE SIMMONS

WASHINGTON — El presidente Barack Obama aprovechó el sábado la fiesta nacional de Estados Unidos para elogiar también la independencia de Irak, y aseguró que Washington seguirá siendo un socio cercano de Bagdad para reforzar su seguridad.

Ante numerosas familias de militares, invitadas a la Casa Blanca para celebrar el Día de la Independencia, Obama reconoció que «habrá días difíciles en Irak», pero agradeció a las fuerzas armadas por su labor.

Debido al valor, capacidad y compromiso de los soldados estadounidenses en Irak, el país del Medio Oriente está ahora «tomando el control de su propio destino», dijo Obama.

«El futuro de Irak está ahora en manos de su propio pueblo. Pese a lo extraordinario que es ese logro, sabemos que la transición no estará exenta de problemas», advirtió Obama. «Sabemos que habrá días difíciles, y es por ello que seguimos siendo un socio firme del pueblo iraquí, del lado de su seguridad y prosperidad».

Las fuerzas de combate se retiraron esta semana de algunas ciudades iraquíes, como parte de un pacto de seguridad que contempla un retiro total para finales del 2011. Pero aumentan las preocupaciones de que la falta de progresos políticos derive en hechos violentos en Irak.

El sábado, una bomba estalló a la vera de un camino en un poblado al sur de Bagdad, dejando un muerto y cinco heridos, informó la policía.

Obama se dijo orgulloso de las fuerzas armadas, y de su tarea contra el terrorismo y el extremismo, que ponen en riesgo la estabilidad del mundo.

«Estoy orgulloso de ser su comandante en jefe», añadió. «Es por eso que este 4 de julio renuevo mi promesa a todos y cada uno de ustedes, de que mientras yo tenga este inconmensurable honor, ustedes siempre tendrán el equipo y apoyo que necesiten para hacer su trabajo».

Obama destacó también que el vicepresidente Joe Biden celebró el Día de la Independencia con las fuerzas estadounidenses en Irak.

La Casa Blanca invitó a cientos de familias de militares para el encuentro en el prado sur de la Casa Blanca. La celebración incluyó torneos de voleibol y refrigerios, como hot dogs, hamburguesas, ensalada de papa, mazorcas de maíz, helado y limonada.

Las hijas de Obama, Sasha y Malia, se unieron a sus padres, mientras el presidente hablaba a las familias de los militares desde un balcón decorado con los colores nacionales, rojo, blanco y azul. Malia cumplió 11 años el sábado.

«Debo decir que hay aquí una niña en particular, quien está muy emocionada de que ustedes se encuentren aquí: Es Malia Obama, porque además, esto se realiza en el día de su cumpleaños», dijo Obama, ante el aplauso de los presentes. «Cuando ella era más chica, yo le decía que todos los fuegos artificiales eran en su honor. No estoy seguro de si todavía cree eso».

Cerca de ahí, en la gran explanada flanqueada por los principales monumentos de Washington, miles de personas se congregaron para una celebración que incluía un concierto de Barry Manilow. Los fuegos artificiales iluminaron los monumentos nacionales, mientras una banda interpretaba un repertorio de música patriótica.

En tanto, el ex presidente George W. Bush fue aplaudido al decir a miles de espectadores en un estadio de rodeo en Oklahoma que Estados Unidos era «la nación más grande sobre la faz de la tierra».

Bush fue aclamado de pie por los asistentes en seis ocasiones al hablar en Woodward, un poblado de unos 12.000 habitantes. Bush también habló del valor de los soldados heridos a quienes conoció durante su gobierno, y agradeció a los miembros de las fuerzas castrenses por su servicios.

Bromeó con el público, al decir: «Fue un buen detalle de su parte el darle algo que hacer a alguien retirado como yo».

Las celebraciones por la independencia estadounidense se realizaban en todo el país, aunque los preparativos para una de ellas se vieron ensombrecidos por un accidente.

Un cargamento de petardos estalló por la mañana en un puerto de una remota isla de Carolina del Norte, matando a dos trabajadores y dejando lesionados a otros tres.

La explosión estremeció las casas y negocios cercanos, y se escuchó por toda una comunidad del sur de Ocracoke Island, la única parte habitada en una franja de tierra de 24 kilómetros (15 millas), a la que puede llegarse sólo por embarcación.

Hubo otra tragedia en Florida.

Las autoridades informaron que una persona pereció al ser alcanzada por un rayo durante una reunión con motivo del 4 de julio en el centro del estado. Otras 18 personas fueron internadas en un hospital.

Cindy Rodríguez, vocera del condado de Polk, dijo que al menos 80 personas se habían reunido frente a una iglesia en Lakeland, cuando el rayo alcanzó un granero de madera cercano.

AP.