Número de muertes por sismo en Indonesia asciende a 777

0
380

Por IRWAN FIRDAUS

PADANG, Indonesia — Los trabajadores de rescate sacaron el jueves a varias víctimas, algunas de las cuales gritaban de dolor, de entre las ruinas de varios edificios derruidos por el poderoso terremoto que, según un funcionario de gobierno, dejó al menos 777 muertos.

Las Naciones Unidas, sin embargo, señalaron que el número de muertos llegó a 1.100 y advirtieron que podría aumentar.

La mayoría de los muertos por el sismo de magnitud 7,6 del miércoles, con epicentro frente a la costa de Sumatra, se registró en la ciudad de Padang, dijo el funcionario, que habló con The Associated Press bajo la condición de anonimato por no estar autorizado a hacer declaraciones a la prensa.

La región se estremeció por otro sismo el jueves por la mañana, lo que causó algunos destrozos más pero no dejó víctimas, según los reportes.

Más de 500 edificios, incluidos hoteles, escuelas, hospitales y un centro comercial, resultaron destruidos o dañados en Padang. Se cree que miles de personas siguen atrapadas bajo los escombros, dijo Rustam Pakaya, jefe del centro de atención de crisis del Ministerio de Salud.

Los trabajadores utilizaban retroexcavadoras para remover los escombros.

El funcionario de gobierno entrevistado por la AP dijo que se confirmó la muerte de por lo menos 777 personas en el sismo y que había 300 heridos de gravedad.

Pero en la ONU, el jefe de atención humanitaria del organismo, John Holmes, dijo el jueves que las cifras más recientes «sugieren que el número de muertos ha subido ya a 1.100» y podría elevarse ante el gran número de lesionados y de personas que seguirían atrapadas entre los restos de los inmuebles.

«¡Dios, ayúdenme, ayúdenme!», gritaba Friska Yuniwati, una mujer de 30 años, mientras era trasladada a una ambulancia en el centro de Padang. Yuniwati fue sacada minutos antes de entre las ruinas de una casa, con la cara cubierta de golpes y los ojos cerrados.

John Lee, huésped de Singapur en el hotel Maryani que quedó destruido, fue rescatado por las cuadrillas de trabajadores que oyeron sus gritos de auxilio. Permaneció atrapado durante 25 horas con una pierna fracturada.

El hospital público Djamil de Padang no daba abasto con las víctimas. Decenas de heridos recibían tratamiento en carpas fuera del hospital, que tuvo también algunos daños.

El presidente Susilo Bambang Yudhoyono prometió hacer «todo lo posible» por ayudar a las víctimas.

«No se subestime (el desastre), preparémonos para lo peor», dijo Yudhoyono en Yakarta, antes de volar a Padang, una ciudad costera de 900.000 habitantes y capital de la provincia de Sumatra Occidental.

El centro de atención de crisis del Ministerio de Asuntos Sociales informó que 440 personas resultaron gravemente heridas. El UNICEF informó que decenas de miles de personas se quedaron sin hogar y que una tercera parte de ellas eran niños.

«Las necesidades de miles de niños son grandes y urgentes. Deben tener acceso a agua limpia y refugio», dijo Angela Kearney, jefa de UNICEF en Indonesia, en un comunicado.

Uno de los puntos donde se concentraba la actividad de los trabajadores de emergencias era un edificio de concreto de cuatro pisos en el centro de Padang, donde 30 niños tomaban clases cuando sobrevino el terremoto. Cuatro estudiantes fueron encontrados con vida y seis cadáveres fueron sacados de entre los escombros.

Decenas de alumnos permanecían desaparecidos, dijo Jamil, un voluntario en las labores de rescate. «Se hace muy difícil hallar más víctimas», reconoció.

Los padres de los estudiantes sepultados quedaron en vela durante la noche, esperando señales de vida de sus hijos entre los escombros.

«La cara de mi hija se sigue apareciendo ante mis ojos y en mi mente. No puedo dormir. Espero verla de nuevo», dijo una mujer que se identificó sólo como Imelda, en llanto. Añadió que Yolanda, su hija de 12 años, estaba en la escuela tomando lecciones de ciencia.

«Es una buena hija y muy inteligente. La amo en verdad. Por favor, Dios, ayúdala», agregó.

Poco después, las autoridades suspendieron las labores de rescate al caer la noche.

Indonesia, una nación pobre que ocupa varias islas, se encuentra en una gran falla geológica donde los terremotos son frecuentes. Los de estos días se produjeron en la misma falla que generó el tsunami del 2004, que dejó 230.000 muertos en una decena de naciones.

Agencia AP.

___