Muere un socorrista en la cueva de Tailandia tras ayudar a niños atrapados (gobernador)

0
874
Family members pray before a shrine in Tham Luang cave area as rescue operations continue for the 12 boys and their coach trapped at the cave at Khun Nam Nang Non Forest Park in the Mae Sai district of Chiang Rai province on July 5, 2018. Thai rescuers vowed to take a "no risk" approach to freeing 12 boys and their football coach from a flooded cave, as fresh video emerged on July 4 showing the team in good spirits following their astonishing discovery nine days after going missing. / AFP PHOTO / Ye Aung THU

Mae Sai, Tailandia | AFP | viernes 05/07/2018 –  Un ex miembro de la Marina tailandesa murió, por culpa de no tener suficiente oxígeno, tras haber suministrado provisiones a los niños atrapados en una cueva inundada del norte de Tailandia. 

«Tras haber entregado una reserva de oxígeno, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno», anunció el vicepresdiente de la provincia de Chiang Rai, Passakorn Boonyaluck.

«Perdió el conocimiento en el camino de vuelta, su compañero de buceo intentó ayudarle y llevarlo», precisó el jefe de los comandos de la Marina, Apakorn Yookongkaew.

/ AFP PHOTO / Ye Aung THU

Entretanto, los socorristas que intentan rescatar a los doce niños y a su entrenador de fútbol, atrapados en una cueva inundada desde hace 13 días, trataban de avanzar en los preparativos para la evacuación antes de que regresaran las lluvias.

Los socorristas están bombeando agua de la cueva para que baje su nivel y que los niños puedan salir de allí sin tener que bucear o haciéndolo en momentos contados.

De momento, un buzo experimentado necesita 11 horas para hacer un viaje de ida y vuelta hasta donde están los niños: seis de ida y cinco de vuelta gracias a la corriente.

El recorrido es de varios kilómetros e incluye pasos angostos y tramos bajo el agua.

 

Posibles planes para la evacuación de los niños bloqueados en cueva tailandesa

por Jonathan KLEIN et Delphine THOUVENOT – AFP –

Los socorristas estudian cómo evacuar a los niños y su entrenador de fútbol bloqueados desde hace 12 días en una cueva inundada en Tailandia. Éstas son las distintas posibilidades:

– Esperar la bajada de las aguas

Esto permitiría a los niños salir a pie por la galería con un mínimo de tramos submarinos que habría que recorrer con máscaras de buceo, en inmersión.

Es la opción privilegiada por los equipos de rescate que, con la ayuda de ingenieros japoneses, pusieron en marcha un sistema de bombeo de las aguas para drenar la gruta lo más posible.

«Nuestra principal misión sigue siendo el bombeo», precisó este jueves Narongsak Osotthakorn, jefe de la célula de crisis.

– Buceo

Es el plan de urgencia que las autoridades quieren evitar. Pero si las aguas vuelven a subir por las lluvias anunciadas para este viernes, en temporada del Monzón, podrían verse obligadas a aplicarlo.

«Urge porque potencialmente más lluvia podría inundar de nuevo la gruta, lo que haría que el rescate fuese mucho más complicado y peligroso», declaró a la AFP Torsten Lechler, un alemán experto en buceo que forma parte de los socorristas.

«Esta mañana hemos preparado los 13 equipamientos de buceo» para estar listos en caso de evacuación urgente, declaró el jueves el jefe de la célula de crisis.

«La gruta presenta desafíos importantes. Hay cero visibilidad, espacio reducido», explicó a la AFP Matt Fitzerald, un buzo de la policía federal australiana. Consiguió bucear una parte del trayecto pero sin lograr llegar hasta el final.

– Evacuación a través de un pozo vertical

También se ha estudiado esta alternativa. Los socorristas siguen buscando una vía de entrada desde la cumbre de la montaña que esté conectada o sea fácilmente conectable mediante perforación con la parte de la cueva donde están los niños.

«Estudiamos cada metro cuadrado para ver si uno de los pozos lleva a la cueva», dijo el gobernador.

– Enviar a un niño

El gobernador menciona una técnica aplicada en otras ocasiones para generar confianza entre las víctimas más asustadas. Se trataría de enviar a un niño voluntario para que los socorristas puedan enseñar al grupo una prueba en imágenes de que llegó hasta el final y es posible.

Los socorristas tailandeses se plantean sacar «uno por uno», sin precisar el plazo entre las evacuaciones. Un buzo tardaría seis horas en volver a la gruta con una prueba, lo que significa que tiene que disponer de tiempo por delante.

– En camilla

«Podemos ponerlos en una especie de camilla con una botella de oxígeno, una máscara completa y tirar de ellos hacia la salida flotando, sin que tengan que nadar. Es una técnica ya usada» en el pasado, sugirió Bill Whitehouse, vicepresidente del consejo británico de rescate en cuevas, consultado por la BBC.

Por el momento, los socorristas tailandeses no han mencionado esta posibilidad.

© Agence France-Presse