Micheletti vuelve a Honduras sin hablar con Zelaya

0
243

Por JUAN CARLOS LLORCA

SAN JOSE — El presidente designado de Honduras, Roberto Micheletti, partió a su país después de entrevistarse con el mandatario costarricense Oscar Arias pero sin tener un encuentro cara a cara con el derrocado Manuel Zelaya.

Sin mostrar ninguna señal de que se haya avanzado en un acuerdo, el gobernante de facto manifestó que en Honduras las elecciones se realizarán en noviembre como estaba previsto antes del golpe de estado y se limitarán a elegir presidente, alcaldes y diputados.

Zelaya y Micheletti se entrevistaron en privado con Arias y no los tres juntos como se había previsto. «Cada uno puso como condicionante que no estuviera el otro, que no era el momento de estar reunidos», dijo la ministra de información costarricense Mayi Antillón.

Micheletti ofreció las declaraciones luego de reunirse por casi tres horas con el presidente costarricense, quien funge como mediador en la crisis política hondureña.

Ambos líderes políticos nombraron comisiones que permanecerán en San José en los diálogos promovidos por Arias. Al final de la tarde, la ministra de información anunció que las comisiones habían comenzado a dialogar.

Como representantes del gobierno de facto quedaron el ex canciller Carlos López, los asesores Arturo Corrales y Mauricio Villeda y la ex presidenta de la Corte Suprema, Vilma Morales.

A Zelaya lo representan la canciller Patricia Rodas, la diputada Silvia Ayala, el coordinador de COPIN, Salvador Zúñiga y el ex canciller Milton Jiménez.

No hubo información de inmediato sobre si Zelaya también partirá o sobre su reacción a la salida de Micheletti.

Micheletti ignoró preguntas sobre un comentario del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, difundido por una emisora chilena, según el cual, cualquier eventual solución a la crisis está condicionada a que «Manuel Zelaya (esté) de vuelta en el palacio de gobierno». Dijo sentirse «satisfecho» con los avances del diálogo.

Antes de Micheletti el mandatario costarricense se reunió con el presidente derrocado, quien al término del encuentro ofreció una breve declaración a la prensa.

«Creemos que hemos sido congruentes con la posición de Honduras, que es la restitución del estado de derecho, de la democracia y la restitución del presidente electo por el pueblo hondureño», sentenció Zelaya, tras la entrevista de hora y media con el mediador.

En Washington, el secretario general de la OEA había dicho que «todas las opciones están abiertas», incluyendo la posibilidad de un acuerdo para convocar elecciones presidenciales adelantadas.

Zelaya aseguró en la víspera que no cederá en su postura de volver al poder del que a punta de pistola un grupo de militares lo apartó el 28 de junio. Micheletti ha insistido en que el diálogo «no significa que se vaya a permitir el regreso al poder de Zelaya».

Insulza declaró que la OEA reconocería al nuevo gobierno resultante de unos comicios adelantados, pero hizo notar que quien debería convocar las elecciones sería Zelaya una vez acordada su restitución al cargo.

Micheletti fue juramentado por el congreso tras el golpe, hecho que ha recibido una unánime condena internacional. Honduras fue suspendida por la OEA, y enfrenta un aislamiento internacional por la asonada militar, que fue avalada por la Corte Suprema y el Congreso.

Desde el día del golpe han ocurrido protestas populares contra el golpe de estado en Honduras en las que ha fallecido al menos una persona.

Organizaciones de derechos humanos aseguraron que el ejército hondureño se excedió en el uso de la fuerza para reprimir la manifestación del domingo pasado cuando simpatizantes de Zelaya esperaban que el avión de este aterrizara en el aeropuerto de Tegucigalpa.

(AP)