Michael Jackson también dejó huella en el mundo de la TV

0
605

Por FRAZIER MOORE

NUEVA YORK — Michael Jackson siempre será recordado más por su música y sus bailes, pero también le debe su fama a otro medio, al que eventualmente impulsó, moldeó y conquistó: el de la televisión.

Al fin y al cabo, la imagen quizás más famosa del Rey del Pop es la del video de «Thriller», en que aparece bailando y saltando con traje rojo brillante y rodeado de monstruos.

Jackson tuvo una presencia magnética ante las cámaras, igualada por pocos.

Como cantante y bailarín, contribuyó a crear un nuevo lenguaje audiovisual. Su presencia en la pantalla era mágica, aun sin efectos especiales. Cada programa de televisión suyo era promocionado como un evento singular de consumo masivo.

Su paso de baile «moonwalk» debutó en la televisión, y sigue siendo una asombrosa joya de gimnástica corporal, disponible en cintas de video, o grabada en nuestra memoria.

Su video más famoso, «Thriller», salió en 1983 por MTV, un canal de videos musicales que adquirió nuevas dimensiones gracias en buena parte a esa pieza audiovisual. Los videos musicales a partir de entonces se convirtieron en un nuevo tipo de arte, una nueva industria y tarea obligatoria para todo artista con ambiciones comerciales.

Fue en video también que Jackson promovió una buena causa, en 1985, al convocar a una heterogénea banda de megaestrellas de la música para grabar «We are the World» con fines benéficos para Africa.

Jackson, cuya presencia en la televisión data de al menos a la serie animada «Jackson 5ive», a principio de los años 70, fue perfecto para la el medio televisivo.

El jueves, Martin Scorsese, quien dirigió el video «Bad», de 1987, se maravillaba del «dominio absoluto de sus movimientos, por un lado, y de su música, por otro. Cada paso que daba era absolutamente preciso y fluido al mismo tiempo».

Pero aún cuando Jackson influyó enormemente en la televisión, no siempre la podía controlar.

Al grabar un comercial para Pepsi, sufrió quemaduras cuando su cabello prendió fuego tras un accidente con efectos pirotécnicos. Es quizás uno de los comerciales televisivos más famosos de Jackson aunque fue escasamente transmitido, y quedó en la historia como una lección para las celebridades: la televisión puede ayudar, pero también lastimar.

Conforme pasaron los años, la televisión magnificó las excentricidades de Jackson, ya sea cuando él manipulaba las cámaras o intentaba alejarse de ellas.

Sus infructuosos esfuerzos por esconder su cambiante rostro con mascarillas médicas, o cuando colgó a su bebé desde el balcón de un hotel de Berlín, quedaron plasmados en video.

Pero fue en video también que quedó registrada la grandeza del espectáculo que dio en el receso de medio tiempo del Super Bowl en 1993.

Todo lo que hacía o dejaba de hacer, era visualmente llamativo, era visto por millones.

En el 2003, ABC sacó al aire el documental británico «Viviendo con Michael Jackson», en el que el cantante confesaba que dormía con niños en su habitación. Esto llevó a las autoridades a investigar sus relaciones con niños y Jackson fue arrestado meses después por cargos de abuso de menores y luego fue absuelto en el juicio.

Antes, en 1994, se había casado con Lisa Marie, la hija de Elvis Presley, en la República Dominicana. Y fue en televisión que ella respondió a la pregunta íntima de si ella y Jackson tenían relaciones sexuales: «Sí, sí, sí».