México: Liberan a mamá de jefe de cartel de las drogas

0
391

Por MARK STEVENSON

MEXICO (AP) — La madre de uno de los presuntos líderes de un violento grupo de traficantes de drogas fue liberada el miércoles, dos días después de que las autoridades la detuvieron por presuntos vínculos con el narcotráfico.

La Procuraduría General de la República (PGR) informó en un comunicado que después de 48 horas de investigaciones preliminares no se encontró ningún elemento para imputarle algún delito a María Teresa Martínez Castañeda, madre de Servando Gómez, presunto jefe operativo del cartel La Familia y quien hace unas semanas advirtió de represalias en caso de que algún miembro de su núcleo familiar fuera detenido por las autoridades.

Junto con la madre fueron detenidos el hermano de Gómez, alias «La Tuta», y otros cuatro hombres también por sus presuntos vínculos con el cartel.

Tanto el hermano como los otros cuatro hombres permanecerán detenidos al menos 48 horas más.

La PGR informó la noche del martes en un breve reporte escrito que los familiares del presunto capo declaraban ante un fiscal del área de delincuencia organizada, aunque no señaló ningún cargo en su contra.

En el comunicado del miércoles, sin embargo, dijo que los seis detenidos —incluida la mamá y el hermano— fueron presentadas ante el fiscal «por estar presuntamente vinculadas con la organización delictiva autodenominada «La Familia Michoacana».

La dependencia añadió que en el caso de la señora se determinó liberarla «al no encontrar elementos suficientes hasta el momento para proceder en su contra».

Uno de los detenidos es vinculado con el homicidio de 12 policías federales que en julio fueron secuestrados, torturados y sus cadáveres apilados en una carretera del estado occidental de Michoacán, considerado el bastión de La Familia.

Un hombre que se identificó como «La Tuta» se comunicó en julio a una televisora local en Michoacán, tras los ataques a los policías federales, y propuso un pacto al gobierno del presidente Felipe Calderón que de inmediato lo rechazó.

En la llamada también sugirió represalias en caso de que alguno de sus familiares fueran detenidos.

«Si alguien va a atacar a mi padre, a mi madre, a mis hermanos, por buscarme a mí, me van a encontrar pero de otra manera», dijo entonces el hombre.

El gobierno considera a La Familia como uno de los grupos del narcotráfico más violentos. Las autoridades se reforzaron tras los ataques que asestó el grupo en Michoacán, a más de 200 kilómetros al oeste de la ciudad de México y donde una treintena de funcionarios locales y alcaldes han sido detenidos por presuntamente dar protección al cartel.

La Comisión de Derechos Humanos en Michoacán recibió una queja por detenciones de diversas personas esta semana en Michoacán, aunque la organización rechazó revelar quién la interpuso o si abarcaba la detención de la madre y el hermano de «La Tuta».

El analista de la Universidad Nacional Autónoma de México, Javier Oliva, opinó que «en estos círculos delincuenciales, a diferencia de otros de más alta sofisticación, la red familiar juega un papel muy importante de cobertura, de apoyo logístico, a los propios delincuentes».

Sin embargo, consideró que la estrategia oficial de detener a familiares o amigos de presuntos narcotraficantes tienen un valor limitado, pues en las zonas rurales donde llegan a operar los carteles «los narcotraficantes hacen derramas económicas» que les permiten contar «con el apoyo de la población para que los cubra si se encuentran allí».

El ex fiscal antidrogas mexicano Samuel González dijo a la AP que la detención de familiares de presuntos criminales «está, digamos, en el límite de la legalidad, en el asunto de graves problemas de derechos humanos».

Los carteles de las drogas han provocado una ola de violencia que desde diciembre de 2006 se ha cobrado la vida de más de 11.000 personas.