México, en represalia, exige visas a diplomáticos canadienses

0
272

Por NESTOR IKEDA

WASHINGTON — México notificó el jueves a Canadá que sus diplomáticos y funcionarios de gobierno requerirán en adelante de visas para ingresar a territorio mexicano, anunció la canciller Patricia Espinosa en lo parecía ser una represalia por la decisión de Canadá de exigir visas a todos los mexicanos que ingresan a territorio canadiense.

Espinosa dijo que la notificación fue hecha luego de que Canadá comunicó a México el lunes que «todo mexicano» requerirá de visa para ingresar a Canadá, pero la ministra explicó que la medida mexicana no afectaba a los turistas canadienses que en unos 1,3 millones visitan anualmente México.

Espinosa formuló el anuncio en el Departamento de Estado en Washington luego de sostener conversaciones trilaterales con el canciller canadiense Lawrence Cannon y la secretaria de Estado Hillary Clinton.

Cannon dijo que esperaba que la disputa diplomática con México se resuelva pronto.

Canadá empezó a exigir visados a los mexicanos para ingresar al país luego de determinar que centenares de ellos se quedaban en el país como indocumentados y de haberse incrementado el número de peticiones sin fundamento de asilo o refugio. Una medida similar fue dispuesta por Canadá el mismo día para los viajeros de la República Checa.

Según autoridades canadienses, los mexicanos estuvieron en el primer lugar de solicitantes de asilo en el 2008, con casi 10.000 peticiones, de las cuales apenas poco más de un millar fueron admitidas para consideración.

Espinosa dijo que en México «valoramos la relación que tenemos con Canadá» y que el gobierno el presidente Felipe Calderón no deseaba perjudicar el flujo de turistas canadienses a territorio mexicano.

«Por esa razón, no estamos previendo imponer el requisito de visas para los turistas canadienses», agregó. «Sin embargo, a raíz de la decisión de Canadá, en el sentido de que las visas se aplican a todos los ciudadanos mexicanos, hemos decidido –y esto ha sido comunicado el día de hoy al gobierno de Canadá– suprimir el acuerdo de supresión de visas para pasaportes diplomáticos y oficiales».

La Unión Europea anunció también que estudiaba la posibilidad de responder con represalia la decisión canadiense con los viajeros checos.

El gobierno del primer ministro Stephen Harper ha recibido críticas internas por su decisión con México, ya que pudiera afectar las transacciones comerciales bilaterales en el marco del tratado de libre comercio vigente desde 1994, que facilita justamente el libre flujo de empresarios y trabajadores entre ambos países.

Pero, el canciller Cannon dijo que con esa medida «no estamos buscando dificultades con nuestros aliados».

«Lo que hemos notado es un incremento en el número de inmigrantes que llegan a Canadá en busca de estatus de refugiados», agregó. «Llegamos a niveles inaceptables, de modo que necesitábamos enfrentar este problema».

Pero, indicó que ello no cerraba la posibilidad de continuar tratando el caso y «trabajando cooperativamente con nuestros colegas tanto de México como de la República Checa a fin de encontrar un camino para salir adelante».

Cannon hizo notar también que no era intención de su gobierno afectar de modo alguno las «firmes y productivas relaciones» con México, incluidas las relaciones comerciales y de visitas de nacionales de ambos países.

Espinosa dijo que desde que el gobierno de Calderón fue notificado por el de Harper sobre «el requerimiento de visa para mexicanos nacionales que viajen a su país expresamos con mucho respeto pero también con mucha firmeza nuestro desacuerdo».

«No es una medida que va a ayudar a resolver el problema que (Canadá) está tratando de resolver», agregó.