Matan a 480 vicuñas y roban su fibra en sur de Perú

0
553

Por FRANKLIN BRICEÑO

LIMA — Un grupo de delincuentes mató a 480 vicuñas y se llevó su valiosa fibra en una zona andina del sureste de Perú, informaron el domingo autoridades regionales.

«Las muertes de 480 vicuñas se han producido básicamente en la provincia de Huaytará, y han sido realizadas por personas que buscan robar la fibra de la vicuña porque esta es muy costosa en el mercado internacional», dijo Federico Salas, presidente de la región Huancavelica, en declaraciones a The Associated Press.

Salas comentó que la policía puede hacer muy poco por resguardar a los animales dada su carencia de recursos.

«La pérdida económica por la muerte de las vicuñas ha sido valorizada en casi 50 mil dólares y constituye un gran golpe contra los campesinos», precisó a la AP Jorge Quinto, gerente regional de recursos naturales de Huancavelica.

En Perú la región con el índice de pobreza más elevado es Huancavelica, con 82,1%, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Quinto indicó que los delincuentes que matan a los camélidos para robar la valiosa fibra «usan camionetas modernas, binoculares y armas de fuego… Existe una ruta que lleva la fibra hacia el sur peruano, hasta la frontera con Bolivia», precisó.

La experta estadounidense en camélidos, Jane C. Wheeler, le dijo a la AP que «aproximadamente de cada cuatro vicuñas se obtiene una libra (45 gramos) de fibra, la cual se valoriza, con algunas variantes, en el mercado local en 400 dólares, mientras en el mercado internacional llega a los 2.000 dólares».

Según cifras del Consejo Nacional de Camélidos Sudamericanos (CONACS), más de 140 mil vicuñas pueblan el Perú en varias regiones andinas, pero no existe un censo actualizado dado que el último data del 2000.

El estado concedió la propiedad de las manadas silvestres de vicuñas a las comunidades indígenas de las comarcas donde viven estos animales, con el fin de garantizar su protección. Sin embargo, periódicamente cazadores furtivos ingresan a las zonas donde habitan para matarlas y despojarlas de su piel.

Los campesinos obtienen la fibra de las vicuñas sin matarlas a través de una ancestral práctica llamada «chaco», que consiste en cercar a los animales para luego trasquilarlos uno por uno.

La vicuña es el símbolo de la fauna nacional, posee la fibra más fina del mundo con un promedio de 12,5 micras de espesor y es usada como elemento importante en diseños de alta costura y elevado valor comercial.