Masiva despedida del fútbol a Marcelo Salas

0
720

SANTIAGO DE CHILE — Más de 50.000 aficionados y un puñado de figuras chilenas e internacionales del fútbol se unieron el martes en una emotiva y masiva despedida al goleador chileno Marcelo Salas.

«Adiós Matador» se leía en enormes letras luminosas en el tablero marcador del Estadio Nacional de Santiago cuando Salas salió a la cancha tomando la mano de sus hijas pequeñas, Catalina y Camila.

Siguió una serie de homenajes de clubes en que Salas jugó en su brillante carrera internacional, como Universidad de Chile y River Plate de Argentina, y de los hinchas chilenos.

Luego el fútbol: un partido entre dos equipos llamados «Amigos de Salas», uno de camiseta roja, otro blanca.

El resultado pareció preparado: empate 3-3.

Salas jugó un tiempo por cada equipo, y marcó en ambos, un gol por los rojos, dos por los blancos, uno de penal.

Los rojos eran jugadores chilenos y los blancos un combinado internacional, la mayoría ya retirados y con más entusiasmo que actitud atlética.

Los blancos incluían figuras extranjeras que compartieron con Salas, como el franco-argentino David Trezeguet, que marcó un gol; los uruguayos Enzo Francescoli y Paolo Montero, los argentinos Ariel Ortega y Leonardo Rodríguez.

En el primer tiempo, Salas integró el ataque con Iván Zamorano, con el que formó una formidable dupla goleadora en la selección chilena.

La despedida fue sólo emoción, con Salas, máximo goleador histórico de la selección chilena, llorando abiertamente.

Atrás, dejaba 16 títulos con cuatro camisetas en clubes de Chile, Argentina e Italia.

Salas se retiró este año cerrando su carrera en Universidad de Chile, donde la había comenzado antes de partir para triunfar en River Plate, Lazio y Juventus.