Magistrada fija fianza a Stanford; pospone liberación

0
387

Por JUAN A. LOZANO

HOUSTON — Una magistrada federal fijó el jueves una fianza de medio millón de dólares al multimillonario texano R. Allen Stanford, pero pospuso hasta el viernes su orden, a fin de dar a los fiscales tiempo de apelar la decisión.

Stanford se declaró el jueves inocente de defraudar a los inversionistas por 7.000 millones de dólares como parte de un gigantesco ardid de pirámide.

Dos familiares y un amigo de Stanford han acordado pagar medio millón de dólares si el financiero incumple con cualquier comparecencia ante la corte. El acuerdo contempla también que los garantes de la fianza hagan un depósito de 100.000 dólares en efectivo.

Stanford tendía además que usar un sistema de localización mediante satélite (GPS).

El multimillonario se declaró inocente por la mañana, durante una audiencia en la corte federal. En la audiencia sobre la fianza, los fiscales argumentaron que Stanford debería permanecer preso, pues podría tener acceso a miles de millones de dólares en fondos secretos.

La magistrada Frances Stacy decidió posponer un día la orden que daría libertad a Stanford, tomando en cuenta esos argumentos.

Stanford presentó su declaración en una audiencia en la corte federal de Houston. Un jurado de instrucción lo acusó la semana pasada de que su imperio bancario internacional no era más que un colosal fraude piramidal.

Laura Pendergest-Holt, Gilberto López y Mark Kuhrt, tres ejecutivos del Stanford Financial Group acusados junto con su jefe, también se declararon inocentes.

Fue detenido en Virginia el 18 de junio.

La audiencia de los cuatro acusados llegó una semana después de que el jurado de instrucción emitiera un acta de 21 cargos contra ellos.

Stanford por varios meses ha rechazado las acusaciones de que defraudó a los inversionistas.

El millonario intentó entregarse a las autoridades federales en los meses anteriores a su acusación formal, pero éstas no podían arrestarlo hasta que se presentaran los cargos.

Stanford fue enviado a Texas el martes y estaba detenido en la cárcel del condado de Montgomery en Conroe, al norte de Houston, según dijo su abogado Dick DeGuerin.

Los cargos más serios que enfrenta podrían terminar en sentencias de prisión de hasta 20 años.

Stanford y sus ejecutivos están acusados de coordinar un fraude masivo en el que se habrían apropiado de la mayor parte de 7.000 millones de dólares de sus clientes, a quienes les recomendaron invertir en certificados de depósito del Stanford International Bank, con sede en la isla caribeña de Antigua.

Otro acusado es Leroy King, el ex ejecutivo en jefe de la Comisión Regulatoria de Servicios Financieros de Antigua, quien fue arrestado el jueves en la isla al entregarse a las autoridades y ahora enfrentará un procedimiento de extradición, dijo Anthony Armstrong, director de investigaciones públicas de Antigua y Barbuda.

King, de 63 años, está acusado de aceptar más de 100.000 dólares en sobornos para ignorar las irregularidades cometidas.

El funcionario fue despedido el martes por el gobierno y, según Armstrong, las autoridades obtuvieron una orden de arresto el miércoles a pedido de Estados Unidos. Una vez que los estadounidenses entreguen la documentación necesaria para la extradición, King será transferido a su custodia.

Mientras tanto, un juez ordenó que el ex funcionario siga detenido en su domicilio con la posibilidad de pagar una fianza de 190.840 dólares y, dado que sufre de cáncer, que sólo salga de su casa por razones médicas.

«Dadas las acusaciones que tenemos, creemos que las condiciones de fianza son apropiadas», dijo Armstrong. «Hay peligro de que se escape».

Stanford, Pendergest-Holt, López, Kuhrt y King están acusados de fraude en transferencias bancarias, fraude mediante el uso del correo, conspiración para cometer esos delitos y fraude con valores y conspiración para cometer lavado de dinero.

Stanford, Pendergest-Holt y King también están acusados de conspiración para obstruir una investigación de la Comisión de Valores y Cambio (SEC, en inglés) y obstrucción de una investigación de la SEC.

La acusación dice que Stanford y los demás ejecutivos aseguraron falsamente que habían llevado los 1.200 millones de dólares en activos que tenían en 2001 a 8.500 millones hacia fines de 2008. La operación tenía unos 30.000 inversionistas, dijeron las autoridades.

Stanford tiene varios negocios en Antigua, entre ellos un periódico, dos restaurantes, una compañía constructora y el estadio de cricket, donde el año pasado patrocinó un partido histórico en que la bolsa para el ganador era de 20 millones de dólares.

___