¿La Concertación cambiaría a Eduardo Frei?

0
359

Por Julio Suarez Anturi.

Komodolarevista.com

La aspiración presidencial de Marco Enríquez-Ominami ha puesto en discusión la real viabilidad de la candidatura oficialista de Eduardo Frei para enfrentar y vencer al opositor de la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera.

Marco Enríquez-Ominami deslizó esta semana la que era, según sus palabras, una preocupación en el gobierno de la Concertación:

¿Podrá Eduardo Frei derrotar a Sebastián Piñera, si la intención de voto de las encuestas muestra que el opositor crece y el candidato oficialista decrece o está estancado?

Añadió Enríquez-Ominami que la Concertación estaba pensando en sustituir a Frei por Andrés Velasco, el ministro de Hacienda, que ha sido bien evaluado en las encuestas de opinión, como quiera que ha estado en segundo lugar, después de la presidenta Michelle Bachelet, que ostenta un poderoso 67% de respaldo popular.

La buena imagen del ministro Velasco la tiene ganada por los resultados satisfactorios de las decisiones que tomó con el manejo del superávit fiscal, generado además por las ventas de cobre a precios históricos.

En efecto, Chile cerró el año 2008 con un superávit fiscal de 5,2% del Producto Interno Bruto (PIB), estimado en cerca de US$ 9.000 millones.

Con este dinero se ha podido mantener el gasto público, y lanzar dos planes fiscales en mitad de la crisis global, el último de los cuales el 21 de mayo en la cuarta y última cuenta pública de la presidenta Michelle Bachelet, por US$ 300 millones.

La declaración de Marco Enríquez-Ominami produjo de inmediato el desmentido del ministro Velasco, quien aseguró que nadie en la Concertación ha puesto en duda la candidatura del ex presidente Eduardo Frei, y él, en lo personal, “no está disponible” para una candidatura.

También reaccionó el propio candidato Eduardo Frei, quien al principio de la aventura política de Marco Enríquez-Ominami (hijo del fundador del Movimiento Independiente Revolucionario, MIR), lo trató despectivamente de “Marquito”.

En una de sus manifestaciones de barrio, sin embargo, el candidato Frei se atrevió a preguntarle a los concurrentes: “¿Quieren que me baje de esta candidatura?”, y sin embargo, al ser consultado Frei por los medios de comunicación, ha evitado opinar.

Pero dos viejos zorros de la política chilena han emitido sus conceptos sobre el fenómeno Marco Enríquez-Ominami.

Uno de ellos, el ex presidente de la Concertación, Ricardo Lagos Escobar, quien sugirió “acercarlo” a la candidatura de Eduardo Frei.

Y el otro, sin mucha repercusión pública, el propio coordinador político de la candidatura de Frei, el ex ministro Belisario Velasco, quien lo invitó abiertamente a incorporarse al trabajo de la aspiración presidencial de la Concertación.

La mayor repercusión ha estado entre los analistas políticos de los medios de comunicación, quienes han admitido que la candidatura de Eduardo Frei “no prende”, como lo habían esperado.

Pero solo en diciembre se sabrá cuáles serán, realmente, los candidatos presidenciales, admitidos y registrados, oficialmente, en el Servicio Electoral (Servel).