Jackson fue absuelto en juicio pero nunca se recuperó

0
304

Por LINDA DEUTSCH

LOS ANGELES — Michael Jackson consideraba que su juicio por presunto abuso sexual a niños era «lo más difícil que he hecho en mi vida». Absuelto por un jurado de todos los cargos pero declarado culpable por la opinión pública, pasó el resto de su vida tratando de recuperarse de ese trago amargo.

En muchos frentes era una batalla perdida. Algunos comediantes televisivos lo ridiculizaban como un pedófilo. Los fiscales que perdieron el caso en su contra nunca aceptaron el veredicto del jurado y Jackson se sintió impulsado a dejar su amada hacienda Neverland y a salir del país.

Este mes, exactamente cuatro años después del veredicto, el máximo astro de la música pop en la nación estaba a punto de un regreso deslumbrante para reanudar su carrera. Su gira de conciertos «This Is It» («Eso es todo») iba a ser su renacimiento artístico, una señal vívida de que cuando menos se había recuperado de los efectos del juicio.

Pero Thomas Mesereau Jr., el abogado que defendió a Jackson, dijo que el astro nunca se recuperó totalmente de su paso por los tribunales.

«El jurado dijo ‘inocente’ 14 veces», recordó Mesereau. «No era posible tener un veredicto más cercano a una reivindicación total».

El día de la absolución de los cargos, Mesereau emitió un comunicado: «Se ha hecho justicia. El hombre es inocente. Siempre lo fue».

En una entrevista el sábado, el abogado dijo que los esfuerzos de los fiscales y de muchos medios de comunicación por satanizar a Jackson durante el juicio del 2005 tuvieron consecuencias físicas y emocionales sobre el ya de por sí frágil demandado, las cuales fueron difíciles de borrar.

«Esos eran cargos horribles para acusar a alguien, y eran completamente falsos», afirmó.

Jackson pudo haber sido sentenciado a casi 20 años de cárcel de ser haber sido declarado culpable de los cargos de que abusó de un sobreviviente de cáncer de 13 años en Neverland en el 2003. Los jurados también absolvieron a Jackson del cargo de presuntamente haber emborrachado al chico y de conspirar para encarcelar al acusador y a su familia en la hacienda.

El equipo de defensores de Jackson prevaleció en el juicio, al presentar evidencia de que el cantante estaba siendo víctima de una madre y su hijo expertos en mentir y de un fiscal con una vendetta.

Mesereau recordó cómo Jackson se marchitaba visiblemente a medida que avanzaba el juicio: perdía peso, sus mejillas se hundían y su piel palidecía. En dos ocasiones fue trasladado a la sala de urgencias de un hospital para que recibiera tratamiento.

«El pobre no podía dormir, no podía comer. Estaba muy preocupado de lo que le pasaría a sus hijos si era puesto tras las rejas. (El juicio) tuvo consecuencias horribles sobre él», recordó Mesereau.

El abogado dijo que Jackson también sufrió a manos de un contingente de medios de comunicación que deseaba que fuera declarado culpable.

«Gran parte de los medios de comunicación la estaban pasando en grande intentando presentarlo como un monstruo», dijo. «La gente intentaba construir su carrera (en los medios) en base a una declaración de culpabilidad».

Sin embargo, en un principio la histeria que rodearía al juicio fue alimentada por Jackson el artista. El día que se declaró inocente, respondió a los vítores de sus aficionados subiéndose al techo de una camioneta y bailando un poco allí.

Unas 1.500 personas, incluyendo aficionados y medios de comunicación de todo el mundo, rodearon el tribunal en escenas que recordaban un concierto, con vendedores que ofrecían camisetas, carne y perros calientes a los seguidores del músico que acudieron.

Lo más duro, señaló el abogado, fue cuando un niño acusó a Jackson. Ya había ocurrido antes en 1993, pero ese caso fue solucionado sin necesidad de un juicio.

«Realmente él (Jackson) no confiaba en los adultos», dijo Mesereau. «Veía a los niños como las personas que no lo lastimarían».

Cuando el juicio terminó, el cantante salió del tribunal, saludando débilmente a las multitudes de aficionados que nunca lo abandonaban. Y luego desapareció.

«Amaba Neverland y el condado de Santa Barbara, pero huyó a Medio Oriente y luego vivió como una piedra rodante en Inglaterra, Irlanda, Las Vegas», afirmó el abogado. «Nunca encontró un lugar que lo anclara».

En su única entrevista posterior al juicio, Jackson llamó a un reportero de The Associated Press desde Bahrein tres meses después del veredicto para expresarle su agradecimiento por una cobertura imparcial. En ese entonces dijo que el juicio fue «lo más difícil que he hecho en mi vida» y que él y sus hijos aún estaban «descansando y recuperándose».

El músico señaló también que estaba trabajando en una canción con fines de caridad para apoyar a las víctimas del huracán Katrina.

«Estoy trabajando constantemente en ella», dijo en esa ocasión.

Pero, al igual que muchos proyectos que comenzó, la melodía nunca fue llevada a buen término.

AP.