Investigan a presunto asesino de médico que practicaba abortos

0
415

Por ROXANA HEGEMAN

WICHITA, Kansas, EE.UU. (AP) — Un hombre que se sospecha asesinó de un balazo a un médico que practicaba abortos a mujeres en estado avanzado de embarazo se hallaba el lunes en la cárcel, en tanto investigadores intentaban enterarse de sus antecedentes, incluidos posibles contactos con grupos enemigos del aborto.

El doctor George Tiller, de 67 años, fue asesinado el domingo a balazos mientras colaboraba en la misa de su iglesia y su mujer cantaba en el coro, informó su abogado. El atacante hizo un disparo a Tiller y amenazó a otras dos personas que intentaron detenerlo.

Una agencia policial identificó al atacante como Scott Roeder, quien fue arrestado unas tres horas después del tiroteo a unos 270 kilómetros (170 millas) de distancia, en un suburbio de Kansas City.

En una conferencia de prensa el lunes, las autoridades de Wichita dijeron que todavía no habían sido presentado cargos contra el sospechoso. También el FBI estaba investigando. Se ignora si los cargos serán presentados en una corte estatal o federal. El FBI se encarga de investigar crímenes federales.

Tiller se había convertido en una especie de pararrayos para los enemigos del aborto. Su clínica era una de las tres del país donde se realizaban abortos luego de los 21 meses de embarazo, cuando el feto es considerado viable, y fue sitio de protestas reiteradas durante unas dos décadas.

En 1993, el médico fue herido a balazos en ambos brazos por un activista opuesto al aborto. Un explosivo de gran poder estalló en su clínica en 1985.

Roeder, de 51 años, fue devuelto a Wichita y fue acusado de homicidio intencional y de dos cargos de agresión grave.

En las puertas de su clínica, el lunes por la mañana, fueron colocadas flores a lo largo de una valla. El Grupo antiabortos Coalición de Kansas por la Vida, dejó un cartel señalando que los miembros de la organización habían orado para que Tiller cambiara de actitud, «no para que fuera asesinado».

En Washington, el Servicio de Alguaciles dijo que, como resultado del asesinato de Tiller, el secretario de Justicia Eric Holder había ordenado «aumentar las medidas de seguridad para una serie de personas y de instalaciones». No ofreció más detalles.

El asesinato previo de un médico que practicaba abortos fue en octubre de 1998, cuando el doctor Barnett Slepian fue baleado en su hogar en un suburbio de Buffalo, Nueva York. Un activista, enemigo del aborto, fue condenado por el asesinato.

El domingo, la Casa Blanca dijo en un comunicado que el presidente Barack Obama se sentía indignado por el homicidio de Tiller.

Obama dijo que la violencia no es la respuesta para solucionar las opiniones divergentes.

Algunos líderes opuestos al aborto expresaron su preocupación de que el gobierno de Obama y otros demócratas podrían aprovechar el asesinato del médico para hacer que el tema del aborto pierda fuerza en las próximas audiencias de confirmación a la Corte Suprema.

También les preocupa que ahora se genere un esfuerzo para sofocar los puntos de vista opuestos al aborto durante las preguntas que se le hagan a Sonia Sotomayor, nominada por Obama a la Corte Suprema. Se desconoce cuáles son los puntos de vista de ella en torno al aborto, pero los conservadores temen que respalde los derechos para la interrupción del embarazo.

«Nadie debería usar esta tragedia para obtener ganancias políticas», dijo el reverendo Patrick Mahoney, activista que se opone al aborto.

Tiller empezó a ofrecer sus servicios de aborto en 1973. El doctor admitía que el aborto es un tema tan controversial como la esclavitud o la época de la prohibición de consumo de alcohol en Estados Unidos, pero dijo que también se trata de dar opciones a una mujer cuando se lidia con tecnología que puede diagnosticar anormalidades en un feto.

«Las pruebas prenatales sin opciones prenatales son un fraude médico», dijo Tiller en cierta ocasión.

___