Intensificarán esfuerzos para arrestar a presidente de Sudán

0
327

I

Por EDITH M. LEDERER

NACIONES UNIDAS (AP) — El fiscal principal de la Corte Penal Internacional dijo el viernes que proyecta intensificar sus esfuerzos en los seis próximos meses para arrestar al presidente de Sudán, Omar al-Bashir, y a otros dos acusados de crímenes de guerra en Darfur.

El argentino Luis Moreno Ocampo dijo ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que el arresto de al-Bashir es «en primer lugar», la responsabilidad del gobierno de Sudán.

Pero señaló que los 108 países que ratificaron el estatuto de creación del tribunal internacional también están obligados a arrestar a al-Bashir y a otros dos prófugos: un funcionario de seguridad del gobierno y el líder de una milicia. Y señaló que el consejo, que transfirió el caso del conflicto de Darfur al tribunal en el 2005, ha pedido a todos los países que cooperen.

Al-Bashir fue acusado en marzo de ser responsable de la comisión de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad en Darfur. Funcionarios de la ONU estiman que unas 300.000 personas han muerto y unas 2,7 millones de personas han sido desplazadas desde el 2003. Al-Bashir se ha negado a reconocer la autoridad del tribunal. Además, desde su pedido de captura, el presidente de Sudán ha viajado a varios países aliados con el régimen cuyos gobiernos se han rehusado a detenerlo. También ha expulsado de Sudán a más de una docena de agencias de asistencia humanitaria, tras acusar a sus funcionarios de espionaje.

Moreno Ocampo dijo que los casos contra el ex presidente de Yugoslavia Slobodan Milosevic y contra el presidente liberiano Charles Taylor «nos indican que la implementación de una decisión judicial contra un jefe de estado es un proceso que puede tomar tiempo, meses o años».

Pero, «al final, todos ellos debieron enfrentar la acción de la justicia», señaló.

Moreno Ocampo dijo que el gobierno sudanés también tiene el deber de arrestar al ex ministro Ahmed Haroun y a Ali Kushayeb, líder de la milicia árabe yanyauid, acusados por el tribunal de ordenar violaciones, asesinatos y la expulsión de civiles en Darfur. Sudán, sin embargo, ha dicho que no piensa hacer caso de las órdenes del tribunal.

«En los próximos seis meses, de acuerdo con mi mandato», dijo el fiscal, «mi oficina continuará analizando crímenes e impulsando esfuerzos para arrestar a los fugitivos».