Incautan penthouse de Madoff y obligan a esposa a mudarse

0
283

Por LARRY NEUMEISTER

NUEVA YORK — La policía judicial de Estados Unidos tomó posesión el jueves de un penthouse en Manhattan valuado en 7 millones de dólares, propiedad del financista Bernard Madoff, y obligó a su esposa a abandonar la vivienda y sus posesiones, incluido un abrigo de pieles que intentó llevarse, dijo un funcionario a The Associated Press.

Los ingresos por la venta de la propiedad y lo que contiene podrían ser usados para reembolsar a aquellos que perdieron miles de millones de dólares al hacer sus inversiones a través de Madoff antes de que éste admitiera que había creado una estafa piramidal.

El vocero Joseph Guccione dijo que la policía judicial llegó al mediodía con una orden judicial que le permitía tomar custodia del apartamento y hacer que quien estuviera ahí abandonara la vivienda.

Guccione dijo que la esposa de Madoff, Ruth, había sido advertida de antemano sobre los planes de los alguaciles, y que se disponía a abandonar la residencia, entregando sus propiedades personales.

«Ella se irá», dijo. «La prioridad del gobierno es devolver el dinero a las víctimas» del fraude cometido por Madoff.

Por regla general, los alguaciles suelen cambiar las cerraduras de una propiedad que toman en custodia, y ponen guardias para vigilarla.

Hacia la 1 pm hora local, Ruth Madoff, de 67 años, había partido. No estaba claro adónde se mudó.

La mujer primero discutió con los alguaciles y pidió quedarse, luego preguntó si la dejaban llevarse un saco de pieles, dijo a la AP un funcionario federal que pidió no ser identificado.

Cuando le dijeron que no, Ruth Madoff se fue sólo con una bolsa de paja, agregó.

«Ruth se mudó en forma voluntaria en concordancia con los acuerdos previos a los que llegamos con el gobierno», dijo más temprano su abogado Peter Chavkin, quien no volvió a hacer declaraciones en respuesta al relato del funcionario.

Madoff fue condenado el lunes a 150 años de cárcel, tras declararse culpable en marzo de haber estafado a miles de inversionistas y a docenas de organizaciones de caridad en más de 50.000 millones de dólares. Se cree que es la estafa más grande en la historia de Estados Unidos.

Las autoridades acusaron a Madoff de haber realizado sus actividades durante al menos dos décadas. Finalmente, en diciembre de 2008, el financista confesó a sus hijos el fraude. Algunos críticos han señalado que muy difícilmente los hijos de Madoff hayan ignorado las estafas, pues trabajaban con él.

La semana pasada, Ruth Madoff aceptó entregar todas sus posesiones a cambio de la promesa de que la fiscalía no le quitará los 2,5 millones de dólares que tiene en su poder. Pero ese dinero, sin embargo, no está protegido de demandas civiles.

Ruth Madoff rompió el lunes su silencio cuando dijo en una declaración que su esposo «nos asombró a todos con su confesión, y es responsable por esta terrible situación». Los críticos dicen que muy difícilmente la señora Madoff haya ignorado los negocios en que estaba involucrado su marido, pues era una pareja muy unida.